YPF detuvo la caída de la producción, pero no la de las ganancias reales

Tras una reunión de Directorio realizada en las oficinas centrales de la petrolera en Buenos Aires, encabezada por su presidente y CEO, Miguel Galuccio, la compañía envió a la Comisión Nacional de Valores los resultados del balance contable y los datos de gestión que ya había anticipado Cristina Kirchner.

Indicadores físicos

«YPF logró revertir el declino, frenando la caída de los últimos tres años que registraban un promedio de entre 5% y 8 por ciento. Se verificó en 2012 un crecimiento en crudo de 2,2% contra baja del 7,6% en 2011; y 2,3% en gas».

La petrolera resalta que ese desempeño se alcanzó a partir de un uso más intensivo de las refinerías a «90% del potencial y una reducción de casi 50% en los faltantes de combustibles, de 54% de las importaciones de naftas y de 36% si se tienen en cuenta todos los combustibles líquidos (naftas, gas oil y jet)».

También resaltó la empresa que «logró normalizar y salir de la situación de estrés financiero, reemplazando deuda en dólares de corto plazo por deuda en pesos de mediano y largo plazo; y prefinanciando parte de las necesidades de 2013».

Mientras que logró «avances sustanciales en la perforación y producción en Vaca Muerta», la Cuenca petrolera y gasífera no convencional.

Indicadores financieros

Los mercados aguardaban con sumo interés los datos monetarios del balance, porque son los que reflejan también el desempeño de la caja.

En ese caso, YPF resaltó el aumento de los ingresos ordinarios a $67.174 millones, con un aumento de 19,5% respecto del nivel de 2011, mientras que la ganancia operativa fue de $7.903 millones, que representó un incremento nominal del 9,9% en el año.

Sin embargo, en términos reales –esto es, deducido el efecto de la inflación que las mediciones privadas de inflación ubicaron en 23,6%–, los ingresos por venta disminuyeron 3%, y las utilidades contables, por el contrario cayeron 11,1 por ciento.

Otra forma de ponderar el sabor a poco de las ganancias que acusó el balance fue que fue inferior a la tasa de interés de 19% anual que ofrece la compañía para tomar deuda interna, única fuente de financiamiento de corto plazo.

Si se considera el Ebitda, esto es, el nivel de ganancias antes de contabilizar los números de amortizaciones, impuestos y cargos financieros por la deuda acumulada, el balance cerró con $18.053 millones, subió 21,3%, apenas poco más de dos puntos porcentuales por arriba de la tasa de interés que ofrece por nueva deuda, pero también por debajo de la tasa de inflación.

Peor aún, la «utilidad neta de todo el año fue de $3.902 millones, (incluyendo $1.943 M de efecto del pasivo diferido), 12,2% menor que la del 2011».

La petrolera justificó la caída nominal del saldo final en «la pérdida de las empresas participadas y controladas (principalmente MEGA, Refinor y AESA)».

De todas maneras, del lado del «flujo de caja operativo ascendió a $17.301 M en 2012, un 36,4% por encima del alcanzado en 2011, permitiendo de este modo financiar las inversiones y prefinanciar el inicio de las operaciones en el año 2013».

Además, los analistas resaltaron el dato del último trimestre, porque la ganancia superó con creces el pobre desempeño de los nueve meses previos, ya que cerró con una suba del de Ebitda de 64,9 por ciento.

Sin embargo, ese dato quedó relativizado con las sendas caídas de 4,9% y 2,7% de la extracción de petróleo y de gas, respectivamente.
FUENTE: INFOBAE