Vuelve a subir la tasa del BCRA: la Ciudad eliminará un impuesto para hacerla más atractiva

Había sido un pedido del Banco Central, desde el momento en que lanzó su nuevo esquema de metas de inflación: que las provincias eliminen un impuesto que pesa hoy sobre la principal tasa de interés de la economía y que ayuden, así, a hacer más efectiva la política monetaria.

La respuesta llegó concretamente este lunes: el Gobierno de la Ciudad anunció que esta tarde envió un proyecto de ley a la Legislatura porteña para dejar de gravar las operaciones de «pases», el instrumento que usa el organismo de Federico Sturzenegger para influir sobre las expectativas de inflación del mercado y absorber pesos.

De ser aprobada, la iniciativa significará una mejora en el retorno que percibirán los bancos al optar por los instrumentos del BCRA y un alivio en los esfuerzos que debe hacer la institución para pelear contra la inflación.

La alícuota que cobra hoy el Gobierno de la Ciudad es del 7% por Ingresos Brutos, lo que impacta en un 1,8% sobre el rendimiento que obtienen los bancos al colocar su dinero en pases. En los hechos, este impuesto significaba una seria distorsión para la política del BCRA porque desalentaba a las entidades a tomar el instrumento y optar por las Lebac.

Con el nuevo proyecto de ley, el «pase pasivo» quedará exento de este impuesto y pasará de ofrecer al inversor un 25,5%, en lugar del 23,70% que rinde hoy, y empezará de esta manera a ser más tentador.

«El propósito es igualar esta condición con la de otras herramientas de política monetaria, eliminando las distorsiones que impactan sobre su costo», explicó el ministro de Hacienda de la Ciudad, Martín Mura. El partido Cambiemos cuenta hoy con 30 legisladores propios (28 del Pro y 2 de Coalición Cívica) en la legislatura porteña, por lo que se estima que no habrá grandes dificultades para que pueda ponerse en vigencia en estas semanas.

«Esta equiparación obedece a la decisión de la autoridad monetaria de utilizar la tasa de pases como referencia para el régimen de metas de inflación, con el fin de inducir una baja sistemática de ese indicador, clave para la recuperación económica y social del país», completó el funcionario.

Con todo, éste no será el único efecto que provocará la exención impositiva en el mercado. También la Lebac, que hoy no paga impuestos porque la AFIP la considera un título público, debería empezar arbitrar su tasa a partir de la mejora en el rendimiento de los «pases» y ubicarse, de a poco, por encima del 24% actual.

El Banco Central había perdido con este impuesto algo de efectividad en el mensaje que pretende enviar al mercado cada vez que decide su tasa de política monetaria.

Para el Gobierno de la Ciudad no habrá prácticamente impacto fiscal. Actualmente, el stock de «pases pasivos» asciende a los $ 70.000 millones. Si se considera que la tasa de interés es del 25,5%, y que la alícuota se ubica en el 1,8%, los ingresos recaudados alcanzarían a $ 315 millones al año. Esto significa apenas $ 26 millones al mes. Se descuenta que el cambio podría incentivar el volumen de operaciones y, con esto, más que compensar esa pérdida.

En el mismo sentido, la Ciudad ya había enviado en las últimas semanas un proyecto de ley a la Legislatura, que será tratado este jueves, que reduce del 7% al 1,5% la carga de ingresos brutos para los créditos hipotecarios, lo cual repercutirá en una baja de entre el 10% y el 15% en el valor de las cuotas.

FUENTE AMBITO