Vale afirma que abandonó su proyecto por suba de costos y pedidos de las provincias

En una dura audiencia legislativa llevada a cabo en el imponente Salón Azul del Senado de la Nación, la minera brasileña Vale puso punto final a su presencia en la Argentina y aseguró que busca compradores para su megainversión en Mendoza.
El apoderado de la empresa, Adolfo Durañona, leyó una escueta pero contundente carta firmada por Sergio Leite, presidente de Vale en el país, que reveló que los costos de Vale en su proyecto argentino se duplicaron desde 2009.
Estaban también presentes los directores ejecutivos Galib Chaim y Roger Downey. Vale se había ausentado de la última audiencia convocada en el Ministerio de Trabajo.
Según la nota, desde 2010 “surgieron diversos pedidos de los gobiernos provinciales”, con los que el valor subió en u$s 1.500 millones, a lo que se suma “el incremento de costos” hasta llegar a un presupuesto de u$s 12.000 millones, “duplicando “ la inversión inicial pautada.
El gobernador de Mendoza, Francisco Pérez, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, el secretario de Minería, Jorge Mayoral, el titular de la Uocra, Gerardo Martínez, senadores y diputados nacionales presentes tuvieron que escuchar a Durañona decir que “los accionistas de Vale se vieron obligados a suspender el proyecto”, medida que impacta sobre unos 5.400 empleos y casi 10.000 con los indirectos, según los gremios.
Pérez fue el primer orador tras la lectura de la carta. “Me gustaría pedir que me aclare la empresa ¿qué entiende por suspensión temporal del proyecto, cuál es la temporalidad, cuál es la responsabilidad que entiende tiene Potasio Río Colorado sobre estos 2.876 trabajadores”, increpó. Recibió una respuesta irrefutable: “el proyecto no va a continuar”, dijo Durañona. En su carta, Vale expresó que había buscado, sin éxito, socios para el proyecto, que ahora está en venta.
A su turno Mayoral, arremetió contra la empresa y dijo que la carta “tiene inexactitudes”. “No son serios, y lo peor, es que no se ajustan a la realidad”, les gritó a los empresarios. Aseguró después, que en su propio despacho se firmó un acta en la que se posponían todas las obras ‘extra’ pedidas por las provincias, como la recuperación de unos 500 kilómetros de vías de ferrocarril del trayecto entre Mendoza y Bahía Blanca.
Otro segmento fuerte encabezó el representante de la Cámara de Servicios Mineros (Casemi) en nombre de más de 70 pymes proveedoras de Vale. Ferrer aseguró que la empresa debe u$s 300 millones a proveedores y que las oficinas para hacer reclamos están cerradas. “No sean cara duras”, les gritó a los representantes de Vale, que respondieron que están cumpliendo con sus compromisos.
En medio de la discordia se coló la relación bilateral con Brasil. Tanto el diputado nacional de la UCR, Juan Pablo Tunessi como Martínez recordaron que “debe haber una salida política”, en palabras del sindicalista

FUENTE: CRONISTA