Cuando el mundo durante una década, ofreció a Latino América, las mejores posibilidades de la historia para desarrollarse y posicionarse económicamente, cuando las tasas internacionales fueron las más bajas posibles y los precios de los comodities que producimos, los más altos. Cuando toda la región, excepto Venezuela y nuestro país, creció y progresó. Nosotros convertimos una vez mas, nuestra economía en una bomba de tiempo, amenazando con estallar.

Perdemos reservas a ritmo acelerado, se estima que para el 2015 tendremos sólo 20.000 millones (2009 teníamos 54000 millones), la inflación alcanza el 30 % anual.

Ahora la presidenta, pide a Dios que ilumine a la Corte de US, a Obama le pedirá ayuda en forma personal en la reunión del G 20, sólo falta que le pida a Francisco que ore por nuestra economía, no hubiese sido mas fácil, reconocer los errores que siempre negaron y  corregirlos, en vez de contar en el relato que estamos mejor que Canadá y Australia ¿?

No habrá corrida bancaria, porque nadie quiere los pesos, pero si, la bomba económica está activada. Dependemos del precio de la soja, de la Corte de US, y de que Brasil nos tracciones, es decir, todas variables, no controlables por nosotros. Es ésta, la década ganada ¿