Subió casi 6% el Riesgo País argentino y pasó la barrera de 1.100 puntos

El riesgo país argentino alcanzó su máximo nivel en 14 semanas y los inversores institucionales apuraron el desarme de carteras, aunque los volúmenes comercializados fueron moderados.

El indicador de prima de riesgo medido por el banco JP Morgan, que refleja el diferencial entre los bonos estadounidenses con sus similares argentinos, subió 61 puntos básicos (+5,7%) para la Argentina, a 1.127 unidades, niveles que no se registraban desde mitad de julio.

La rentabilidad de la deuda pública estadounidense a 10 años finalizó este jueves en 1,73% anual, lo que significa que un título público argentino a diez años debe pagar una tasa de 12,275% anual (173 puntos básicos más 1.127 de riesgo país), casi un nivel de default, como la que paga Grecia.

Así, la Argentina encabeza la lista de prima de riesgo emergente, por encima de Venezuela, que subió un entero, a 955 puntos básicos.

El riesgo país de España, el diferencial entre el bono soberano a diez años y el alemán del mismo plazo, cerró la sesión sin cambios, en 414 puntos básicos. En este caso, el “bund” alemán redujo su tasa de rendimiento hasta el 1,455% anual.

En cuanto al resto de las primas de riesgo de países periféricos de Europa, la de Grecia cerró la jornada al alza, en 1.671 puntos básicos; la de Portugal, en 674 unidades, en tanto que la de Irlanda se elevó hasta los 329 puntos básicos. La prima de riesgo de Italia, por el contrario, se ha reducido hasta los 348 puntos básicos.

En tanto, el Credit Default Swap, la tasa de seguro a pagar en caso de un incumplimiento argentino en la cancelación de su deuda, cerró en 1.775,28 puntos básicos, 17 veces más que Brasil, Perú y diez veces más que Turquía.

Los bonos, mixtos

La deuda soberana de Argentina operó con números mixtos este jueves, en otra sesión marcada por la desconfianza tras la baja de la calificación del país que hizo la agencia S&P y el fallo de una corte estadounidense en favor de los tenedores de bonos que rechazaron un gigantesco canje hace una década.

Los títulos públicos en el Mercado Abierto Electrónico cedieron en promedio un 1,3%, liderados por los ‘Global 2017’ con un negativo del 3,7% en su punta vendedora. Durante octubre, los bonos argentinos perdieron el 4 por ciento.

En la Bolsa porteña, los bonos soberanos cerraron mixtos, con fuertes ganancias para los Cupones atados al PBI. En el mercado de bonos, el Discount en pesos sumó 0,45%, el Par en pesos cedió 2,5%, el Boden 2013 mejoró 0,84%, el Boden 2015 perdió 1,1%, el Cupón PBI en pesos saltó 3,2%, en dólares con ley local sumó 4,11% y en dólares con ley foránea avanzó 1,9 por ciento.

El martes, la agencia S&P redujo la calificación de la deuda argentina a «B-» desde «B», con panorama negativo, tras una serie de fallos legales y decisiones internas que según la agencia elevaron la percepción de riesgo sobre las finanzas del país.

La sentencia de una Corte estadounidense dictaminó el viernes que el gobierno argentino discriminó a tenedores de títulos impagos al no tratarlos en iguales condiciones que los acreedores con bonos reestructurados, al tiempo que ordenó a un tribunal inferior que dictamine cómo deben ser resarcidos.

«Tras el sorpresivo fallo de la corte de Estados Unidos, (los bonos) ahora tuvieron que soportar la baja crediticia, porque los inversores con perfil estratégico no deberían dejarse aturdir por dichos ruidos y en cambio concentrarse en la disociación entre los ‘fundamentos’ y las valuaciones de los títulos públicos», dijo a Reuters Gustavo Ber, titular de Estudio Ber.

«Ello se debe a que no estando en duda la voluntad ni la capacidad de pago (del país), sin ansiedad se debería esperar conocer las estrategias legales y la eventual ingeniería financiera para seguir cumpliendo en tiempo y forma con la deuda vigente actual», agregó.

En un acto público, la presidente Cristina Kirchner ratificó este jueves al mediodía los pagos de la deuda en tiempo y forma. La mandataria afirmó que «cada vez que la Argentina quebró, sabemos quiénes se llenaron de oro y de plata y fue con la miseria de los argentinos», y agregó que «vamos a honrar el nombre y el honor de la Argentina».

«Vamos a honrar el compromiso que tomamos y si nos comprometimos con títulos de deuda fue porque sabíamos que íbamos a poder pagar, así que vamos a honrar el nombre y el honor de la Argentina», afirmó la Presidente al encabezar un acto de entrega del Documento Nacional de Identidad (DNI) número 20 millones, desde la Casa de Gobierno.

Ricardo Maied, director de Federal Bursátil, comentó a Nosis que «los mercados de bonos después de la paliza del miércoles y del castigo por la presión que Chaco entregara con el no cumplimiento de sus vencimientos al cambiarlos a moneda local, también deberían recuperar valor. Eso fue duro como otros temas que hoy son candentes desde lo institucional y desde lo comercial propiamente dicho».
FUENTE:INFOBAE