Standard & Poor´s no ve «cura» para el default de la Argentina hasta después de las elecciones

La calificadora de riesgo sostuvo que el país resolverá su disputa legal con los holdouts después de los comicios de octubre. Dijo que si la Argentina «cura» el default van a volver a evaluar la situación crediticia general y «es probable que suban la calificación»

Según la calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P), la Argentina no resolvería su disputa legal con los holdouts sobre el pago de su deuda sino hasta después de las elecciones presidenciales que se llevarán a cabo en octubre.
La agencia dijo, además, que va a mantener su calificación para emisiones en moneda local en CCC+, con un panorama negativo, y una calificación soberana en moneda extranjera de «Default Selectivo». Asimismo, explicó que no espera que esta última calificación sea modificada hasta que el país «cure» el default.
«Si (Argentina soluciona el tema del default) y cuando eso ocurra, vamos a volver a evaluar la situación crediticia general, y es más probable que subamos la calificación para las emisiones en moneda extranjera a las categorías ‘CCC’ o en el rango bajo de ‘B'», dijo S&P, y agregó que no esperaba ningún cambio antes de las elecciones.
Señaló que su panorama negativo sobre las emisiones en moneda local refleja una economía debilitada y que la calificación podría ser reducida aún más si las condiciones empeoran. «Si la economía y las cuentas fiscales del Gobierno empeoran más allá de nuestros pronósticos, podríamos rebajar la calificación en moneda local», dijo S&P.
El juez neoyorquino, Thomas Griesa, impidió en un fallo que la Argentina haga el pago de intereses de los bonos que se reestructuraron tras el default de 2002 hasta que llegue a un acuerdo con el fondo de inversión libre NML Capital, que rechazó el canje de deuda y demanda el pago completo.
De esta manera, la Justicia de Nueva York obliga a la Argentina a pagar deudas por unos 1.500 millones de dólares, entre capital e intereses, por bonos en mora desde 2001 y que no ingresaron a los canjes de 2005 y 2010. Ante el conflicto, Griesa decidió designar a un mediador para intentar superar el litigio, aunque hasta ahora no hubo ningún avance.
Por el momento, el fallo judicial mantiene congelado el pago de compromisos de la deuda de la Argentina a los acreedores, que sí aceptaron las reestructuraciones del pago de los bonos soberanos argentinos.
FUENTE INFOBAE