“Si el blanqueo es para bajar déficit, es positivo”

n la tradicional entrega de El Economista del Mes, el análisis coyuntural y las perspectivas estuvieron a cargo en esta oportunidad de Diana Mondino. Considera que “los argentinos nos hemos acostumbrado y dado por un hecho que hay que oprimir al ahorrista porque hemos tenido tasas negativas durante muchos años”. La economista de la UCEMA precisó, además, que “es imperioso que el nivel de gasto público tenga un orden diferente al de ahora” para que no se espiralice la inflación y que es “indispensable” eliminar el enorme costo regulatorio. Es optimista porque saltos de los precios “hayan sido una vez”.

Diana Mondino
1 Tasas de las Lebac

La tasa de las Lebac se está utilizando como política antiinflacionaria. Muchos criticamos que utilizando la política monetaria solamente no se puede reducir la inflación porque hace falta el apoyo fiscal. Lo que nadie hace notar es que si la inflación esperada era 35% o 40%, como muchos calculan, es que una tasa del 35%, como estuvo hasta hace poco, es todavía una tasa negativa. Si se espera que haya una mayor inversión en la Argentina tiene que haber mayor ahorro y la tasa debe ser positiva. No se podía esperar una tasa negativa eternamente. Es un tema interesante, porque quiere decir que los argentinos nos hemos acostumbrado y dado por un hecho que hay que oprimir al ahorrista, porque hemos tenido tasa negativas durante muchos años. Una tasa casi positiva ha generado una revulsión dentro de la economía y un efecto casi instantáneo. Pensemos en las consecuencias de largo plazo que la falta de ahorro nos ha traído y cuánto tiempo más la tasa podía seguir siendo negativa.

2 Blanqueo de capitales

El blanqueo es una medida muy odiosa por el significado ético que tiene. Lo que puedo decir con bastante contundencia es que según sea la forma en que usen estos fondos va a tener mucho impacto en la Argentina. Si se sigue usando para gasto corriente e ir reduciendo lentamente el déficit fiscal, el efecto va a ser positivo, pero muy moderado. Pero si se aprovecha para modificar el peso del Estado dentro de la economía, creo que el efecto puede ser positivo. Ahora bien, ¿es sostenible el Estado como está? Hay un punto, del cual se habla poco, y es que el peso del Estado en la Argentina no es solamente por el déficit fiscal y por la carga impositiva. Está dado por la maraña de regulaciones. El Estado en algún momento tendrá que empezar a trabajar en esos temas; tenemos un ministro de Modernización, que aparentemente está empezando a trabajar. En la medida que esto se solucione, el blanqueo nos gana tiempo. Si no, simplemente será un impuesto más y no tiene efectos. El peso del Estado es muy grande;