Se calmó el dólar ‘libre’ en un mercado vigilado

El dólar en el mercado marginal, también denominado «libre» o «blue», cedió un 3,4%, a $8,45, luego de avanzar el miércoles casi 5,8% a un máximo histórico de $8,75 para la venta.

Operadores dijeron a Reuters que hubo llamadas del Gobierno para desalentar los negocios, lo que provocó escepticismo respecto de los actuales valores en un marco muy limitado de transacciones. Un funcionario del Gobierno «llamó a los principales operadores y parece que tuvieron recomendaciones muy fuertes«, dijo un agente del mercado.

Una situación similar ocurrió en junio, cuando el Gobierno pidió a los agentes cambiarios que la cotización del dólar marginal no superara los 5,10 pesos, el precio al que hoy se consigue en el mercado oficial.

La tensión cambiaria se desató esta semana luego de nuevas medidas del Gobierno de endurecimiento en los controles al uso de divisas. El organismo de recaudación tributaria, la AFIP, incrementó el recargo que se aplica a las compras en el exteriorcon tarjetas de crédito, ahora de un 20%, que también alcanza a la compra de pasajes aéreos y paquetes turísticos.

«Hubo numerosos llamados de despachos oficiales casi implorando que se bajara el precio del billete al menos hasta los $8,50″, comentó a DyN un operador que se sorprendió con la baja inicial. Poco duró la caída de primera hora, porque ante el silencio del Gobierno, el billete volvió a tomar un recorrido alcista.

El economista Miguel Kiguel consideró que la suba que se produjo en el dólar paralelo es producto de una «sobrerreacción» del mercado y la atribuyó a factores «difíciles de medir». El ex secretario de Finanzas consideró que si bien «hoy el mercado está algo más normal, todavía está en niveles muy altos«.

El Gobierno de la presidente Cristina Kirchner estableció a finales de octubre de 2011 una serie de límites a la compra de dólares para frenar una fuga de capitales. Esos controles se fueron tornando más rígidos hasta casi impedir totalmente la adquisición de divisas al precio oficial.

La prohibición provocó un virtual desdoblamiento cambiario, con una brecha cercana al 70% entre la cotización del dólar en el mercado oficial de cambios y el paralelo. «Hasta el lunes no vamos a tener negocios. Esto ya se lo esperaba», dijo otro operador a Reuters.

Las causas del «fenómeno dólar» 

El ex viceministro de Economía Jorge Todesca afirmó que las presiones sobre el dólar paralelo no son un fenómeno «transitorio», y advirtió que el valor de la divisa en el mercado negro puede continuar en suba por la «incertidumbre» y «desconfianza» que genera la política económica del Gobierno.

Todesca evaluó en diálogo con DyN que los vaivenes del mercado cambiario son «un fenómeno que tiene connotaciones estructurales, no es estacional ni pasajero», y atribuyó la situación «a la forma en que el Gobierno condujo la política económica».

En ese marco, el economista de la consultora Finsoport criticó las restricciones a la compra de dólares, al asegurar que «tienen cierta efectividad para evitar la salida de divisas, pero cero efectividad en materia de ingreso de divisas«, en alusión a la falta de inversiones extranjeras.

Frente a ese escenario, el analista consideró que el Gobierno debería «moderar» la emisión monetaria, bajar el gasto público y realizar «una corrección cambiaria que ponga en un punto de equilibrio al dólar», en lugar de «poner compresas, torniquetes, y hacer primeros auxilios».

Por su parte, los negocios del dólar mayorista, donde opera el Banco Central con compras o ventas de dólares de sus reservas, marcó al cierre un máximo histórico de 5,0975/5,10 pesos. Tuvimos «un mercado oscilante y que tuvo como principal demandante al Banco Central», dijo un operador del circuito interbancario.

«De esta forma, el ente regulador sigue su intervención, tanto en contado como en futuros del dólar mayorista, para ajustarlo a otras variables financieras y regularlo, ya que solo quedan cuatro días hábiles para fin de mes», agregó.

Para el economista y diputado del PRO Rogelio Frigerio «el problema no es el dólar, sino el peso que vale cada vez menos«, porque «la gente tiene desconfianza del Gobierno, que no para de usar la máquina de emitir pesos para financiar el déficit fiscal. Este año Argentina va a ser el país de la región que más inflación va a tener y que menos va a crecer. También habla de la «teoría de la conspiración»: «El problema es que tiene estas teorías conspirativas que van contra ellos o que el mundo se les cayó encima», advirtió Frigerio.

La estrategia oficial contra el «blue»

En otra mesa de dinero, ésta con estrechos lazos con entidades oficiales, los operadores comentaron que «fueron incesantes en las primeras horas las órdenes de venta, aunque después de las 14 comenzó a caer el ritmo de operaciones». La escalada del dólar dejó la brecha con el tipo de cambio oficial en 65,7%, al tiempo que el dólar marginal registra una suba de 23,7% desde comienzos de 2013.

La decisión de atacar la cotización del dólar en el mercado paralelo se habría tomado el miércoles por la noche, durante una reunión desarrollada en la Residencia de Olivos entre la presidente Cristina Kirchner, el equipo económico y la presidente del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont.

Según informa DyN, los trascendidos indicaron que se resolvió esparcir por el mercado la orden de bajar a $8,50 y salir a decir que se trataba de maniobras «especulativas» en un «mercado chico», libreto que repitieron durante toda la jornada los voceros oficiales.

«Ahora el Gobierno debe actuar. Ha dejado que el dólar ‘blue’ juegue por sí sólo, pero debe empezar a tomar medidas», dijo el analista económico Ricardo Delgado, de la consultora Analytica, en declaraciones a radio Del Plata.

Agregó que «en condiciones normales el dólar (informal) debería estar cerca del valor oficial. La cotización del ‘blue’ se da así por la histeria disparada«, pero «en estas condiciones no sería asombroso que el dólar siga subiendo«, pronosticó.

El mercado esperaba que el Gobierno aflojara de algún modo la medida de intensificar el cepo cambiario. Sin embargo, tras las declaraciones del administrador federal de Ingresos Públicos, Ricardo Echegaray, quien eludió hablar del tema durante una exposición que hizo en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas, la tendencia se revirtió y la demanda creció hasta llevar el billete a 8,45 pesos.

FUENTE: INFOBAE