Rojo fiscal: el gasto volvió a crecer en mayo

El informe de la Secretaría de Hacienda dio cuenta de que en mayo mientras los ingresos reales, sin considerar las transferencias del BCRA se elevaron 29,5% las erogaciones se aceleraron a 32,5%. De ahí la marcada reducción de la capacidad de ahorro para poder hacer frente a los servicios de intereses de la deuda pública.

Dentro del gasto sobresalió el impulso que el Gobierno le dio a los pagos de la obra pública, claramente más intenso que en el promedio del primer trimestre. Los denominados gastos de capital aumentaron 64,7% en comparación con mayo del año anterior.

Entre los gastos corrientes volvió a sobresalir el incremento de las prestaciones de la Seguridad Social (32,4%), las cuales están asociadas a los aumentos automáticos previstos por la Ley de Movilidad de haberes y el incremento de la cantidad de beneficiarios.

Por el contrario, las transferencias al sector público y privado, las cuales mayormente corresponde a subsidios a la población y también a las empresas, experimentaron una drástica desaceleración: apenas se expandieron 11,3% en comparación con un ritmo de más de 20% en los cuatro meses previos.

Gastos de campaña electoral

A tono con el lanzamiento de la campaña para renovar parcialmente las cámaras del Congreso el Gobierno intensificó el gasto en planes de obra pública.

“El gasto de capital creció 64,7%, destacándose entre estos los fondos destinados al Programa de Crédito Argentino del Bicentenario (PRO.CRE.AR.); las transferencias de capital destinadas a las provincias y CABA para la realización de infraestructura social y económica crecieron 35,8%., se explican en gran medida por el Fondo Federal Solidario (reparto parcial de las retenciones sobre las exportaciones de soja) que acumula $3.822,5 millones”, indica el informe de la Secretaría de Hacienda.

En el caso de las empresas públicas cerraron mayo con un rojo de $101,9 millones, 31,9% más que el registrado un año antes.

En el acumulado de los primeros cinco meses los ingresos totales a las arcas fiscales sumaron $342.899,6 millones, de los cuales el BCRA aportó $10.235 M, con suba de 33,3% en el primer caso y baja de 10% en el segundo.

Las erogaciones antes del pago de intereses totalizaron $338.328,6 millones, se elevaron 36,1 por ciento.

De ahí surgió un superávit primario de $4.571 M, bajó 30,2%, el cual se convierte en deficitario en $5.839 M si se resta el auxilio financiero de la autoridad monetaria: aumentó 32,7 por ciento.

En tanto el desequilibrio financiero ascendió a $9.410,6 millones, aunque se expandió a $19.820,8 M si se descuenta el aporte del BCRA. En el primer caso se elevó 37% y en el segundo 51,8%, al equivalente de más de tres puntos del PBI.

FUENTE: INFOBAE