PREOCUPA LA EXPANSIÓN MONETARIA REGISTRADA DURANTE ENERO

Hoy hay una nueva decisión de política monetaria del BCRA, como todos los martes (a partir de marzo pasará a ser cada 15 días, lo que podrá ser mejor en términos de política pero le quitará al mercado la diversión de los martes), y ocurrirá en plena discusión acerca de si la dinámica de los agregados monetarios está transcurriendo de forma coherente con las exigentes metas que se planteó el BCRA.

 

Cuadro II

Enero es históricamente un mes de absorción monetaria: el BCRA capta la moneda que emitió masivamente en el diciembre estacionalmente expansivo. Esta vez, en cambio, no ocurrió así. Desde que los pases a 7 días pasaron a ser la tasa de referencia, que quedó fija en 24,75%, el BCRA absorbió $ 39.350 M por esa vía.

 

Y tal como afirmó a El Economista el analista de Estudio Bein, Federico Furiase, esa contracción fue más que compensada primero por la emisión que se dio vía desarme de las Lebac del plazo más corto (a medida que fueron venciendo y su tasa de interés fue bajando y despegándose de la de referencia), que llegó a $ 26.980 M, y a lo que se suma la emisión por la vía de compra de divisas al Tesoro, que fue de $ 23.836 M. Eso da, para lo que va de 2017, una expansión de $ 11.466 M. En enero la expansión cerró en $6.221 M y fue, tal como destaca el último informe de Econviews, el primer enero expansivo desde 2006.

 

¿Qué pasará?

 

La gran pregunta es si esta marcha a contramano de los agregados monetarios es compatible con las metas inflacionarias del BCRA. Todo en un contexto de lucha abierta contra los incrementos de precios y con metas tan exigentes para el 2017, que aún no fueron convalidadas por las expectativas del mercado (el BCRA se impuso un techo de 17%, el consenso de analistas espera una de 20,8% y “la calle”, 25%). Al respecto, el director socio de Consultora Ledesma, Gabriel Caamaño Gómez, dijo: “Enero cerró con los agregados creciendo muy por encima de lo que deberían hacerlo según la meta. Con una meta inflacionaria de 17% y una de crecimiento de la actividad de entre 3% y 4%, la base monetaria y M2 deberían crecer al 20% y en enero lo hicieron por encima del 30%. Está muy por arriba. Por un lado la política monetaria no está absorbiendo tanto como antes y por otro hubo emisión abrupta como resultado del financiamiento del déficit, es decir vía la compra de dólares al Tesoro”. Y afirmó, acerca de lo que se puede venir en política monetaria: “Si la política fiscal no colabora con la política monetaria el objetivo inflacionario se puede alcanzar pero