Por la recesión, cada vez menos empresas buscan personal

Una encuesta de SEL Consultores entre 150 empresas líderes revela una expectativa de contratación negativa por primera vez en 5 años. Un 17% prevé recortar su dotación en lo que resta del año, mientras que sólo un 15% espera aumentarla

La Encuesta Continua sobre Gestión Competitiva de Recursos Humanos, relevada por SEL Consultores entre 150 empresas líderes señala que «hay un cambio en la expectativa neta de empleo», pues «a partir de mayo 2014, la proporción de compañías que esperan reducir sus dotaciones supera aquellas que esperan un aumento».

Un 17% de las compañías consultadas espera disminuciones en su plantilla, mientras que sólo un 15% espera aumentos, que deja una diferencia neta negativa de 2 puntos porcentuales. «Una situación equivalente a esta sólo la volvemos a encontrar en agosto de 2009. Durante 2010, 2011, 2012, 2013 y hasta mayo de 2014, la proporción de compañías que esperaban aumentos siempre fue superior a aquellas que estimaban disminuciones», detalla el estudio al que tuvo acceso Infobae.

Otro dato preocupante es que en ningún sector económico las expectativas de disminución del empleo para 2014 se ubican por debajo de los dos dígitos. En los sectores productivos dedicados a bienes durables y consumo masivo supera el 30%; el piso del 15% lo establece el sector servicios, con un 15 por ciento.

SEL Consultores enfatiza que «en los sectores directamente ligados a la producción la caída de la expectativa neta se acentúa«. Por ejemplo, en empresas de consumo masivo, el 23% espera disminuciones en sus dotaciones y el 12% aumentos, rango que deja una diferencia neta negativa del 11 por ciento. En empresas de bienes durables, esta brecha se extiende al 17%, puesto que el 27% prevé disminuir su plantilla de empleados, frente a 10% que espera aumentarla.

EN RUBROS LIGADOS A LA PRODUCCIÓN, LA CAÍDA DE LA EXPECTATIVA DE CREACIÓN DE EMPLEO SE ACENTÚA

«Otro elemento nuevo de este año, que pone en evidencia una desaceleración global en la generación de empleo, se asocia al hecho de que las expectativas de disminución se manifiestanpara todas las categorías ocupacionales», detalla María Laura Calí, directora de SEL. «Históricamente la aplicación de disminuciones se focalizó en categorías de base, operarios, tercerizados, administrativos, hoy recorre toda la organización«, agrega.

Así, la retracción de la actividad económica en general desalienta la oferta laboral en todas las categorías ocupacionales. Muestra de ello es que en directores y alta gerencia, un 6% espera disminuciones y sólo un 2% aumentos, aunque la diferencia neta no es tan amplia como en otros ítems, el resultado negativo es del 4 por ciento. En gerencias medias y jefaturas, un 10% espera disminuciones y sólo un 3% aumentos.

«Dentro de una expectativa negativa global, los operarios y el personal eventual o tercerizado aparecen como los más afectados«, especifica el estudio. Entre los operarios, un 24% de las compañías encuestadas espera una disminución, contra 10% que prevé un aumento (-14%). Para elpersonal eventual o tercerizado, un 23% espera disminuciones y sólo un 3% aumentos. En este último caso la expectativa negativa en cuanto a generación de empleo alcanza un rotundo 20 por ciento.

El comportamiento de la oferta laboral se apega a la evolución de la economía y su desaceleración se fue pronunciando a la par del estancamiento de la actividad en todos los rubros. «La desaceleración en las expectativas de generación de empleo no es nueva. Si uno analiza este indicador en enero de cada año tomando la serie 2010-2014, ya en 2012 se invierte la curva«, expresa María Laura Calí.

EN TODOS LOS SECTORES LA PREVISIÓN DE DISMINUCIÓN DE EMPLEOS SUPERA LOS DOS DÍGITOS

En enero de 2010, cuando el PBI mostraba claros indicios de crecimiento después de la crisis financiera internacional, un 24% de las empresas relevadas preveía aumentar sus dotaciones y sólo un 5% disminuirlas. La diferencia neta era positiva en un 19 por ciento. Un año más tarde, el rango positivo caía a 36%: un 42% esperaba aumentar sus dotaciones y un 6% disminuirlas.

En enero de 2012, la diferencia neta positiva se recortaba a 24%, debido a que un 33% de las compañías esperaba aumentar su plantel de empleados y un 9% disminuirlas. Ya en enero de 2013la diferencia positiva se reducía a 10% (un 27% esperaba incrementar su plantilla y un 17%, recortarla).

Al inicio de 2014, el mercado laboral todavía presentaba una perspectiva positiva, pues un 19% de las empresas tenía planes de aumentar sus dotaciones, contra un 15% que anticipaba disminuirlas(+4%), pero con el correr de los meses y los indicadores económicos débiles, este escenario se revirtió y se volvió negativo, como no ocurría desde 2009, cuando el PBI creció un magro 0,1%, según los últimos datos del INDEC.

Otras medidas que afectan al empleo

Más allá de la evolución esperada de las dotaciones, las empresas están acentuando la aplicación de otras medidas directamente vinculadas a una retracción en la generación de empleoque si bien ya estaban presentes en años anteriores, su incidencia ha crecido significativamente en 2014.

Muestra de ello son la reducción de horas extras en un 41% (hasta 50% y 64% en bienes durables y consumo masivo, respectivamente), la suspensión del ingreso de nuevo personalen un 35% de los encuestados y la reducción del personal eventual o tercerizado en un 37% de las empresas consultadas.

En el 24% de las fábricas de bienes durables se decidió la suspensión de un turno de producción, con suspensión de personal en el 20% de estas compañías. También se decidió la reducción de la inversión en capacitación en un 24% de las firmas, así como la aplicación de programas de retiro anticipado para el personal próximo a jubilarse (17% de las empresas) y deretiro voluntario (9% del total).

FUENTE INFOBAE