Por un lado, el mercado tiende a subir la cotización del dólar, y por otro el BCRA, muestra claramente que no está dispuesto a permitir que la divisa se dispare y busca ubicar lo  en torno a los $ 20,50.

Cuando la cotización llegó a $ 20,65, el Central intervino vendiendo reservas, y bajó la cotización a $ 20,53

Esto nos permite deducir, que el dólar, con las intervenciones de la autoridad monetaria, y la próxima liquidación proveniente del agro, agudizará su retraso por lo menos durante el primer semestre del año