Pese a la suba de tasas, pymes logran financiarse al 15% en la Bolsa porteña

María Eugenia Baliño

Print

En medio del fuerte encarecimiento de los costos de los créditos que generaron las altas tasas de interés que viene convalidando el Banco Central en sus últimas licitaciones de letras internas, las pequeñas y medianas empresas aún pueden financiarse con tasas por debajo del 15% a corto plazo en la Bolsa porteña y de hasta 17% a 360 días.

En los bancos públicos, los créditos a las pymes a un año se ubican actualmente en torno de un piso del 37% anual, salvo líneas preferenciales a determinadas actividades y sectores.

En el último mes, las tasas para descontar cheques en el mercado bursátil registraron una fuerte reducción, de la mano del excedente de liquidez con el que cuentan fondos y aseguradoras.

Así, mientras que a febrero las pymes pagaban casi un 28% anual en promedio para financiarse a un plazo de entre 31 y 60 días a través de cheques de pago diferido avalados (CPD), hoy la tasa para colocar cheques a menos de dos meses en la Bolsa se ubica en el 14,29 por ciento.

Sin embargo, en el mercado se muestran preocupados por la posibilidad de que en los próximos meses las aseguradoras vayan disminuyendo su apetito por los instrumentos pyme, luego de que el 18 de enero último la Superintendencia de Seguros de la Nación eliminara la obligatoriedad del “inciso K”, que determinaba que las compañías de seguros generales debían invertir en activos destinados al financiamiento de proyectos productivos como mínimo el 18% del total de sus inversiones (hasta un máximo de 30%); las de retiro, un mínimo de 14% y un máximo de 30%; y las ART, entre un 8 y un 20 por ciento.

La SSN estableció un cronograma para que las aseguradoras reduzcan paulatinamente sus posiciones en esta clase de activos y no se genere un shock en el mercado: 15% al 30 de junio próximo; hasta el 40% al 31 de diciembre de 2016; hasta el 65% al 30 de junio de 2017; y hasta 100% al 31 de diciembre del próximo año.

“Si no encontramos una solución de acá a que los fondos del ‘inciso K’ desaparezcan, y los rendimientos de las Lebac no bajan, tendríamos un salto de tasa considerable”, advierten desde el sector pyme.

“Mientras tanto, las pequeñas y medianas empresas están consiguiendo plata muy barata, en un momento de tasas altas y en el que están necesitando financiamiento”, agregaron.

Para paliar el efecto negativo que podría generar la modificación del “inciso K” en el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas, la Superintendencia de Seguros de la Nación creó a fines de enero el “inciso L”, que obliga a las compañías de seguros a destinar un mínimo del 3% y un máximo del 20% del total de sus inversiones a fondos comunes de inversión pyme.

Se calcula que las aseguradoras acumulan inversiones por unos $23.000 millones en obligaciones negociables, fideicomisos financieros, CPD y fondos de inversión pyme, por lo que su salida del mercado implicaría un fuerte impacto para el financiamiento de las pequeñas y medianas empresas.

 

FUENTE  DIARIO BAE