Pese al anuncio del ministro Kicillof, los fondos de dinero no tendrán que invertir en pymes

La CNV todavía tiene que decidir si el 2,5% del patrimonio de los fondos se computará por fondo o por administradora. No se consideran los fondos pyme existentes

El anuncio que hizo el Gobierno el miércoles pasado para impulsar el financiamiento a las pymes puso ‘nerviosa’ a la industria de fondos comunes de inversión (FCI) por los alcances que podría tener la obligación de destinar el 2,5% del patrimonio del sector a comprar activos pyme, a pesar de los productos existentes. Pero ya se produjeron cambios.

Luego de que algunas administradoras hicieran llegar sus inquietudes a la Comisión Nacional de Valores (CNV), el organismo no incluirá a los FCI de «money market», los que manejan activos líquidos, en la obligación de redireccionar parte de sus inversiones hacia los proyectos de iniciativa privada (de inversión productiva, de desarrollo de infraestructura y de financiamiento a pymes).

En tanto, el viernes todavía estaba en estudio en el regulador sobre qué se computará ese 2,5% que habrá que destinar a esos proyectos: si sobre cada fondo administrado o por sociedad gerente. «La decisión depende del alcance y el espacio que hay para potenciar la medida», explicaron en el organismo.

De hecho, la CNV demoró la norma que regula esta decisión hasta esta semana, aunque publicó al día siguiente del anuncio las resoluciones 640 a 643, que modifican el pagaré, la negociación de los cheques de pago diferido y aumentan los montos de facturación de las pymes y de emisión de obligaciones negociables.

El mismo tipo de regulaciones que recayó en bancos y aseguradoras, ahora puso en tensión a la industria de FCI: en el caso que la norma obligue a incorporar activos pyme en cada fondo administrado, la regulación intervendría en la identidad de los fondos que las sociedades gerentes quieren gestionar, la cual se basa en un reglamento que delinea los parámetros de inversión y es la que determina el producto que se vende a los clientes. Además, la industria no quiere incorporar activos pymes en los FCI específicos, creados a medida para aseguradoras o corporaciones.

El anuncio había computado un financiamiento disponible para las pymes de $ 4.500 millones, al aplicar el 2,5% al patrimonio de la industria, de unos $ 178 mil millones. Ahora en CNV explicaron que ese monto se puede alcanzar «en términos dinámicos», al establecerlo como meta en un plazo de tiempo.

Al descartar los fondos de corto plazo, el patrimonio base se reduce a $ 141 mil millones y la nueva obligación de inversiones, a $ 3.525 millones.

La otra duda de la industria era si los FCI pyme e infraestructura existentes se podrán computar para cumplir con la nueva regulación. Según se anunció, los nuevos proyectos serán aprobados por el mismo comité que hoy admite los productos «inciso k», compuesto por varios organismos del Ejecutivo.

Según explicaron en CNV, los productos pyme existentes sólo podrán computarse para la nueva obligación si ese comité los admitiera. Los FCI pyme hoy administran unos $ 7.119 millones y los de infraestructura, $ 9.894 millones.

«Sin los money market, la norma no es tan complicada. El problema es que hoy es 2,5%, pero abre una ventana para que mañana te obliguen a comprar 4%, 6%», explicó una fuente del sector.

También preocupa que hasta ahora no existe suficiente oferta de productos pyme para satisfacer la demanda de los fondos ya existentes (los objetivos de inversión se cumplen invirtiendo en cheques de pago diferido), lo que abarata las tasas de financiamiento para las empresas pero reduce el rendimiento de los inversores. Hacia adelante, no está claro si ese desfasaje se vaya a corregir. Se espera que esta semana la CNV se reúna con la CAFCI.

FUENTE CRONISTA