Para privados, se congeló la demanda laboral

La demanda de trabajadores por parte de las empresas y el Estado se frenó este año e incluso los datos oficiales reconocerían en breve que no hubo crecimiento del empleo durante el primer semestre, lo cual ya comenzará a afectar al consumo. 

En los próximos días se conocerán los datos oficiales sobre la situación del mercado de trabajo correspondiente al primer trimestre del año y en la economía existen varios indicios de que no se habría generado empleo durante los primeros seis meses de 2012, indicó la consultora Ecolatina.

La caída en la inversión y el estancamiento de la actividad, junto a la mayor cantidad de suspensiones y despidos, configura en «el mejor de los escenarios» un freno en la incorporación de trabajadores.

Los datos oficiales del primer trimestre de 2012 muestran una desaceleración de la creación de empleo: la cantidad de ocupados creció sólo 0,6 por ciento interanual, el menor incremento para los primeros tres meses del año desde 2002.

En términos desestacionalizados se observa una caída del empleo del 0,5 por ciento respecto de fines de 2011.

El Índice de Demanda Laboral se redujo 31 por ciento interanual en el Gran Buenos Aires (GBA) y 21 por ciento en Rosario entre enero y junio de 2012.

El dato de julio del GBA confirma que la tendencia persiste en el inicio del tercer trimestre, con una caída del 35 por ciento interanual.

En los primeros seis meses del año aumentó seis veces la cantidad de despidos con respecto al mismo período de 2011 y las suspensiones crecieron 47 por ciento.

Los registros son únicamente superados por los del primer semestre de 2009.

A diferencia de la crisis de 2008-2009, donde el empleo público compensó las caídas del sector privado, el deterioro de las cuentas fiscales de las provincias y de la Nación puso un límite a la capacidad del Estado como empleador.

Preocupa especialmente la situación de las PyMEs, principales generadoras de empleo en la Argentina.

El margen de maniobra de las firmas de menor tamaño es acotado, particularmente en contextos económicos adversos.

Las perspectivas de empleo en la segunda mitad del año son «poco alentadoras», según Ecolatina. 

La expectativa neta de empleo del relevamiento de Manpower se ubica en terreno positivo pero muestra una tendencia declinante para el tercer trimestre.

Sin embargo, de la encuesta de IDEA de Junio 2012 se desprende que los empresarios que prevén disminuir su dotación de personal en los próximos doce meses superan a los que esperan aumentarla.

Por ello, según la consultora, las perspectivas de empleo lucen poco favorables para lo que resta de 2012: como la ocupación no va a crecer, es probable que se observe un leve incremento del desempleo.

La combinación de menor cantidad de horas trabajadas y aumentos nominales acordados en paritarias algunos puntos por debajo de 2011, le ponen un freno al gasto de los hogares.

Fuente: Ambito Financiero

www.cosentino-asociados.com.ar