Para Prat-Gay, la ley de pago a holdouts «es un acto definitivo que borra el default»

Para el ministro de Hacienda y Finanzas lo ocurrido en el Congreso «es una muestra de madurez democrática».

 Para Prat-Gay, la ley de pago a holdouts "es un acto definitivo que borra el default"

Para Prat-Gay, la ley de pago a holdouts «es un acto definitivo que borra el default»

En diálogo con radio Mitre, el ministro hizo dos lecturas sobre lo ocurrido estos días. Por un lado, que un gobierno que no tiene mayoría, ha logrado en apoyo en ambas Cámaras, y por el otro, que se empiezan a despejar las dudas de que se puede gobernar sin el peronismo.

«Aún los que decían que no era ventajoso para Argentina, terminaban reconociendo que era superior a la situación actual», dijo Prat-Gay.«Encaramos un fallo firme y logramos una quita de 38%, lo que no se puede comparar con una reestructuración de deuda», agregó el ministro.


Respecto a la quita de intereses, Prat-Gay afirmó que va a estar en el orden del 60%. «No vamos a hacer quita de capital, pero vamos a ser muy duros por el lado de los intereses», anticipó.


Aprobado el acuerdo, el Gobierno quedó habilitado para pagar a holdouts antes del 14 de abril, fecha que fue acordada entre ambas partes. «Todos hubiésemos querido que la audiencia sea antes, pero es un recordatorio más de que no fijamos la Justicia de Estados Unidos. El 14 de abril lo único que sucede es que un grupo de acreedores tiene derecho a bajarse del acuerdo, pero con esta aprobación del Senado, seria difícil que suceda», explicó el ministro.

En este sentido, añadió que se está viendo «si se puede adelantar» y recordó que «no podemos hacer ningún pago hasta tanto se expida la Cámara. Nos vamos organizando como para resolverlo cuanto antes, pero no podemos adelantar ningún pago hasta que la Cámara se expida».

Por otro lado, Prat-Gay hizo una mención aparte al rol «extraordinario» que tuvo Luis Caputo en la negociación: «Ha logrado convencer desde los primeros días al mediador y a gente que se dedica exclusivamente a eso. Teníamos la cancha inclinada, Argentina era mala palabra y cualquier cosa que pidiésemos iba a gatillar del lado de ellos un montón de condiciones».


Prat-Gay remarcó que se consiguió el acuerdo en tres meses y con una quita notable.


«Era una piedra en el zapato para que la argentina se integrase al mundo. Era importante hacerlo lo más rápido posible. Nadie disfruta pagarles a