Moody’s prevé trabas al acceso del crédito internacional para la Argentina

La calificadora difundió un informe en el que afirmó que «un factor que restringe la calidad crediticia» del país «es el entorno de políticas desordenadas». En el escrito se refirió además a la «falta de predictibilidad de las políticas públicas»

La calificadora de riesgo crediticio, tanto de títulos soberanos como de instrumentos financieros del sector privado, destaca en su análisis de diversos factores positivos diferenciales respecto de muchos países, como el gran tamaño de la economía y su diversificación. «El PBI por habitante es mayor de tres veces al medio de los soberanos concalificaciones de B», señala Moody’s Investors Service en su reporte anual sobre la Argentina.

Asimismo, observa que «la carga de la deuda es similar a la de sus pares con misma calificación, aunque está mejorando más rápido».
Moody’s estimó que «la razón de deuda sobre ingresos de la Argentina será de 167% en 2013, contra 346% en 2006″.
«Un factor que restringe la calidad crediticia es el entorno de políticas desordenadas», Moody`s
Sin embargo, la evaluadora advierte que «un factor que restringe la calidad crediticia de Argentina es el entorno de políticas desordenadas.
«Acciones del Gobierno tales como ladecisión tomada en 2012 de nacionalizar YPF, la empresa petrolera más grande de la Argentina, sin el pago de una indemnización, han tenido un impacto negativo en los flujos de inversión», justifica Moody`s su calificación.
«Existen también dudas sobre la verosimilitud de los datos oficiales de la Argentina, factor que dificulta la determinación de las condiciones económicas reales en el país. Estos indicadores poco confiables también dificultan la evaluación de la capacidad del país para afrontar shocks adversos», destaca la evaluadora de riesgo.
Moody’s considera que «un entorno de políticas predecibles y consistentes, características que no están dadas en el caso de la Argentina, es un indicador clave de cómo un gobierno podría reaccionar en situaciones de estrés y, por lo tanto, es un factor de soporte crediticio clave para las calificaciones soberanas.
FUENTE: INFOBAE