La baja de tasas de las Lebac liberó casi $20.000 millones y alentó otras formas de inversión
La baja de tasas de las Lebac liberó casi $20.000 millones y alentó otras formas de inversión

La brecha entre el cambio libre y el marginal se redujo y hacer «puré» –vender en el blue – dejó de ser negocio, además por la diferencia entre las puntas compradora y vendedora.

El fervor por el dólar «hoy» no es otra cosa que un reacomodamiento de posiciones porque una porción de los vendedores decidió que el negocio de apostar a las tasas de interés, a través de la colocación de pesos a plazo fijo, es menos atractivo y decidió volver a la moneda original.

No son pocos los que no renovaron sus ahorros de plazo fijo. La reducción de casi 7 puntos porcentuales del rendimiento de las Letras del Banco Central en poco tiempo le quitó renta al juego de apostar al peso. Los costos de entrada y salida -vender dólares para pasarse a pesos y luego hacer la operación opuesta- subieron y desalientan la operación de los inversores golondrina.

En las dos últimas ruedas, a diferencia de la del jueves, la suba de la cotización de la divisa se produjo sin que la banca oficial y el Banco Central intervengan. Esto le da consistencia al aumento del dólar pero no le augura un futuro de grandes alzas.

La ausencia de intervención del Banco Central le da consistencia a la suba del dólar pero no le augura un futuro de grandes alzas

Las tasas de los plazos fijos, aún en este nivel, siguen siendo atractivas y el castigo de endeudarse en pesos es elevado. Tener descubierto en la cuenta corriente del banco, por caso, tiene un costo de 3% mensual y endeudarse para pagar sueldos o impuestos vale 2,5% mensual. Ni hablar de descontar cheques: pagan hasta 8% por mes.

El blanqueo aumentará la oferta de dólares
Estos obstáculos hacen que todavía haya vendedores de dólares que esperan un precio más conveniente para vender.

Además, hay un blanqueo al acecho que hará que la divisa norteamericana siga en estos niveles.

Los inversores más grandes no fueron al billete, sino a los títulos públicos

La renta de los títulos en dólares con legislación local sigue elevada, entre 6 y 7% anual de acuerdo al plazo. Por eso en el Mercado Abierto Electrónico (MAE) con una exacerbada demanda; el Bonar X que vence en 2017 creció 2,5% en tres ruedas. En ese lapso, el Bonar 2024 mejoró sus precios 3,1%. Si se lo compara con el aumento de 1,7% de suba del dólar «hoy»» se observa nítidamente la preferencia de los ahorristas e inversores por los títulos en divisas.

Esta inclinación le quitó adeptos al Discount que indexa por el costo de vida y después de un estruendoso rally subió 0,2% en el día. De todas maneras, este papel que nació con el canje de la deuda, en lo que va de junio acumula ganancias por 9%, lo que muestra una clara ventaja sobre el plazo fijo a 30 días y sobre dólares y bonos en dólares.

El Discount que ajusta por la inflación acumula en junio una suba de 9%

La toma de riesgo alcanza a las acciones pero de manera selectiva. Los bancos marcan el promedio. Si continúa el avance de los bonos, las entidades financieras lo reflejarán en sus balances porque buena parte de sus carteras están compuestas de estos activos. Por lo tanto, el que compra bonos es un potencial inversor en acciones de bancos.

Las petroleras dan fuertes ganancias pero, al igual que las compañías de electricidad tienen una enorme volatilidad. Petrobras, por caso, en el mes está 21 por ciento arriba. Lo sigue Banco Macro con 18 y Pampa Energía con 14 por ciento.

El mercado se ha puesto más intenso. Se asume más riesgo, pero las subas son selectivas.

FUENTE INFOBAE