Las siete claves del blanqueo de capitales anunciado por el Gobierno

La aministía fiscal para traer fondos del exterior será enviada al Congreso nacional. Cómo se podrá acceder

Con el foco de la economía hacia adelante, el presidente Mauricio Macri anunció una medida que beneficiará a dos millones y medio de jubilados en el país. Será una ley que deberá pasar por el Congreso para que se paguen los juicios a los jubilados que tengan o no sentencia firme, y que los que se jubilen a partir de ahora, cobren según sus haberes desde el primer día.

El pago de los juicios requiere más de $75.000 millones por año, y en consecuencia, ¿de dónde tomará el dinero el Estado? En primer lugar, el Presidente aseguró que se utilizará el Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la Anses, para poseer los fondos que permitan cumplir el pago. Este fondo de la Anses está compuesto por títulos públicos, acciones de sociedades anónimas y tenencias de plazos fijos, entre otros instrumentos.
El segundo eje para realizar el pago será el blanqueo de capitales. Si bien Macri evitó mencionar la palabra blanqueo, sí habló de «sinceramiento fiscal», que permitiría traer los fondos que están fuera del país.
«Hay miles de millones de dólares de argentinos en el exterior que se los llevaron porque no confiaron en el Estado», aseguró Macri.
A continuación, siete puntos clave del blanqueo a los que accedió Infobae:
1.
Para acceder habrá tres opciones: pagar un impuesto especial, suscribir bonos por el monto declarado y hacer inversiones de largo plazo en la Argentina. Podrán ser inversiones para financiar obras de infraestructura, para vivienda, créditos hipotecarios o pymes.

2.

La tasa a pagar dependerá del monto declarado. Si se declaran menos de $305.000, no paga nada. Entre $305.000 y $800.000, pagará un impuesto del 5 por ciento. Por encima de $800.000, abonará el 10 por ciento. Para los que ingresen al programa después del 1 de enero de 2017, la alícuota se elevará al 15 por ciento.

3.

Todo lo recaudado en impuestos a los fondos declarados será destinado a la ANSES, es decir, a los fondos del sistema previsional argentino; a los jubilados.

4.

No habrá limitaciones sobre quiénes pueden ingresar al programa de sinceramiento fiscal. Podrán por igual personas físicas y jurídicas.

5.

El programa busca cumplir con las reglas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), que define reglas a seguir para este tipo de iniciativas.

6.

A partir del 1 de enero del año que viene, será