Las señales de cómo puede terminar el juicio por buitres no son alentadoras»

Aún sin una resolución de última instancia en la justicia estadounidense sobre el reclamo de fondos buitre contra la Argentina, desde el Gobierno ya se preparan para una resolución adversa. El titular de la Comisión Nación de Valores, Alejandro Vanoli, destacó que en base a experiencias pasadas en otros países con disputas similares, los fondosespeculativos son los que ganan.

«Las señales de cómo puede terminar el proceso judicial no son alentadoras», indicó el funcionario en diálogo con ámbito.com. En este sentido agregó:«Si nos dejamos guiar por lo sucedido en otros países estos fondos han tenido éxito en sus propósitos». 

«Hay graves falencias en el orden financiero internacional debido a la falta de sentido común. Sus actores, que multiplican sus ganancias, lo hacen sobre el entramado de un sistema político y judicial que garantiza su éxito», dijo.

Por otra parte, remarcó la posibilidad de tomar deuda en el mercado internacional aunque no con fines especulativos. «No queremos deuda para especulación financiera pero sí para generar condiciones de mejor competitividad de la economía o inversión física que genere más producción y más capacidad de pago», señaló.

«Hay sectores neoliberales que quieren volver al endeudamiento como ocurrió en la dictadura y en los noventa, mientras lo que generó este gobierno es un proceso de desendeudamiento que ahora va a ir reduciendo en términos de velocidad y profundidad», añadió.

La última novedad sobre la causa que se trata en la justicia estadounidense fue a principios de mes cundo la Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito de Manhattan rechazó un pedido de los fondos buitre de levantar una medida cautelar que impide ejecutar de inmediato un fallo de primera instancia contra la Argentina que ordena el pago de u$s 1.300 millones a los demandantes.

La decisión judicial, que mantiene firme el «stay» (espera) hasta tanto se terminen de resolver las apelaciones de la Argentina, generó alivio en el Gobierno, ya que podrá seguir cumpliendo con los compromisos asumidos en las reestructuraciones sin riesgo de embargo. El próximo pago es en diciembre, cuando vencen u$s 199 millones.

FUENTE. AMBITO