La Justicia frena el tarifazo y el Gobierno busca reducir a 50% el impacto en las pymes

Gobernadores ya lograron amparos que impiden subas. Crecen las críticas contra Aranguren

Ernesto Hadida
ehadida@diariobae.com

El Gobierno intentará esta semana calmar la rebelión contra la suba de tarifas de servicios públicos que impulsó este mes una catarata de amparos judiciales de las provincias para evitar los aumentos del gas y la luz, que en algunos casos llegaron a 2.000 por ciento. Desde Producción adelantaron ayer a las pymes que “en los próximos días realizarán anuncios ante los gobernadores para morigerar el impacto en las industrias con un sistema que llega a disminuciones de hasta el 50 por ciento”. Gobernadores ya pidieron al ministro del Interior, Rogelio Frigerio, que apure las medidas. Crece el enojo en las provincias con el ministro de Energía, Juan José Aranguren.

La orden del juez en lo Contencioso Administrativo 1 de La Plata, Luis Federico Arias, de suspender el tarifazo en las boletas de luz en la provincia de Buenos Aires, medida que no alcanza a usuarios del Gran Buenos Aires, fue otro paso en la batalla de la guerra judicial y la lluvia de amparos que las provincias llevan adelante para frenar los tarifazos de gas y electricidad. La decisión del magistrado, que se suma en materia de gas a la de la Justicia Federal, que ya se manifestó en contra del aumento de la tarifa de gas. El titular del Juzgado Federal Nº4, Alberto Recondo, instó al ENERGAS a realizar la correspondiente Audiencia Pública para acordar un nuevo cuadro tarifario.

Gobernadores ya pidieron al ministro del Interior,
Rogelio Frigerio, que apure las medidas

La rebelión contra las actualizaciones de tarifas llevó a que provincias con buena relación con el ejecutivo presentaran amparos para frenar las subas. Así, Córdoba, San Luis, Mendoza y La Pampa estuvieron entre las que presentaron recursos ante la justicia y lograron para el alza de la energía.

Pero fue en la Patagonia donde las protestas se hicieron mas fuertes: Chubut, Tierra del Fuego, Santa Cruz, fueron de las primeras que fueron a la justicia, logrando Chubut y Tierra del Fuego detener los aumentos. En voz baja, los gobernadores patagónicos culpan a Aranguren, que los recibió la semana pasada, de ir muy lento y de no dar señales claras de retrotraer las tarifas del gas y luz que esa región, donde el servicio es vital por el duro invierno que atraviesan.

Poca paciencia
Pero si bien hay varias provincias que aún no fueron a la justicia, el humor de los gobernadores menos “combativos” esta lejos de la alegría que promueven desde el Ejecutivo. La semana pasada, el gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, advirtió que en su provincia la “paciencia” del sectorindustrial por los reclamos al Gobierno en torno a las tarifas “se termina”. En tanto, su par de Neuquén, Omar Gutiérrez (MPN), tambíen se quejó ante el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, y el de Enería, Juan José Aranguren.

Frazadas, protestas y obispos La posición de los mandatarios provinciales, en tanto, se ve fogoneada por las quejas cada vez mas elevadas de de vecinos, comerciantes, empresarios y funcionarios comunales del ofi cialismo y la oposición, que se unieron para protestar en conjunto en contra del tarifazo registrado. Un caso emblematico es el de Bariloche, en donde los comerciantes se pusieron en estado de asamblea a partir de la llegada de las boletas de gas, con subas de hasta el 2.000 por ciento.

Buenos Aires, Córdoba, San Luis, Mendoza, La
Pampa y la Patagonia fueron a la Justicia

En otros provincias, como Neuquén, Mendoza y Tierra del Fuego, los vecinos convocaron a una “marcha de frazadas” en contra de los aumentos. La protesta cuenta con el apoyo de los obispos de la Patagonia, quienes enviaron una carta a Aranguren y Frigerio, donde le señalan que el incremento generó “situaciones angustiantes” y que todos los días reciben “relatos dolorosos de la gente sobre todo de los màs pobres”.

FUENTE DIARIO BAE