La inversión representa sólo 16% del PBI, el menor porcentaje de la región

Según datos privados, empezó a evidenciar cierta mejora en los últimos meses, pero medido en su relación con el producto todavía está lejos del promedio de América latina

 

La inversión representa sólo 16% del PBI, el menor porcentaje de la región

La inversión en la Argentina representa un 16% del PBI, por debajo del promedio de la región, que alcanza el 17,2%, y este último número es sólo teniendo en cuenta la concretada por el sector privado. Así surge de una comparación con países de América latina, en la que sobresalen los porcentajes de Colombia y Perú, con un 26,3% entre inversión pública y privada, como porcentaje del producto medido a precios corrientes.

En la Argentina, datos privados dan cuenta que la inversión comenzó a repuntar, aunque de manera incipiente, en diciembre. Los números oficiales, al tercer trimestre del 2016, evidencian aún una caída, de 8,3% en comparación con igual período del año anterior, según la evolución del PBI publicada por el Indec.

El Estudio Broda encontró que, la inversión pública en la Argentina es similar al resto del porcentaje comprometido en la región, de en torno al 4%. En tanto, la privada equivale sólo al 12% del PBI, guarismo comparable al de Paraguay, donde es de 12,2%.

Para la consultora, lo que dificulta que la inversión empiece a traccionar al resto de la economía es que no están dadas las condiciones para gatillar mejoras significativas de productividad. Así, identificó algunos de los problemas, que enumeró como el mix de políticas que lleva a una sobrevaluación del peso; que no se ha avanzado mucho con medidas que ayuden a reducir costos (entienden desde Broda que debería haber una mayor flexibilidad laboral o desregular para eliminar los sobrecostos que existen en algunas actividades como consecuencia de la protección arancelaria); no se avanzó en bajar la elevada carga tributaria, situación que preocupa al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne.

Consideran fundamental que se disminuya la incertidumbre «dando señales convincentes de que tiene la intención de bajar el déficit fiscal después de la elección de 2017»; una mejor infraestructura; y generar más ahorro doméstico.

La inversión, tenida en cuenta como componente del PBI, incluye la construcción, maquinaria y equipo, y equipo de transporte. Sólo el componente importado de este último rubro registró una evolución positiva (con una fuerte suba de 25,2% en el tercer trimestre, al compararlo con igual período de 2015). En cambio, el resto mostró caídas de entre 5,3% y 17,8%, que arrojaron como promedio el desplome de la inversión de 8,3% entre julio y septiembre del 2016 (teniendo en cuenta la variación interanual). De hecho, la expansión de sólo el componente importado del equipo de transporte terrestre evidencia el bajo nivel de la actividad industrial y, por ende, de la utilización de la capacidad instalada (UCI). Según registros del Indec, en diciembre la UCI fue de sólo 63,6%. Con este guarismo, en 2016 terminó con un promedio de 64