La debilidad de las monedas emergentes golpea a las empresas

Por María Eugenia Baliño

BAE301015-003F01

El fortalecimiento del dólar fente a otras divisas está dejando fuerte huella en los balances de las empresas.
En nuestra región, las más afectadas están siendo las compañias más expuestas al crédito internacional o deben afrontar costos en dólares.

“El debilitamiento de las monedas de países de Latinoamérica impactará en 2015 y 2016 el flujo de caja de compañías con vencimientos de deuda significativos en dólares (…) La caída de las monedas locales también eleva los costos de producción domésticos que las empresas no siempre pueden traspasar a sus clientes”, advertía Moody°s a mitad de abril.

Los pronósticos de la agencia de calificación estadounidense se transformaron en una realidad y el impacto quedó plasmado en los balances que presentaron de la región en los últimos días.

Una de las más golpeadas fue la mexicana Pemex, que informó el miércoles que entre enero y septiembre de este año sus pérdidas crecieron un 138,4% respecto de igual período de 2014, aumento que atribuyó al alto precio del dólar y a la volatilidad del petróleo.

“Continuamos viendo que el entorno se mantiene adverso por la oferta y demanda de crudo, así como por la fortaleza del dólar contra otras monedas, afectando los resultados de la empresa”, dijo el subdirector de Tesorería de Pemex en la presentación de los números del último trimestre.

El impacto también se sintió con fuerza en los resultados que presentaron varias compañías estadounidenses con negocios fuera de ese país. La emisora de tarjetas American Express informó la semana pasada ganancias por debajo de las previsiones debido a la presión que la fortaleza del dólar ejerció sobre su negocio fuera de EE.UU. y al aumento de costos que debió afrontar en el tercer trimestre del año.

El debilitamiento de las monedas latinoamericanas y otras divisas frente al dólar provocó una caída en los ingresos por sus operaciones internacionales de casi un 11%, según informó la compañía.

La firma Johnson & Johnson, que obtiene prácticamente la mitad de sus ingresos fuera de EE.UU., registró una caída de 7,4% en sus ventas en el tercer trimestre de este año debido al fortalecimiento del dólar.

Según indicó la empresa, sus ventas internacionales cayeron casi 14%, incluyendo un impacto cambiario de 15,8%.
Entre julio y septiembre de este año, el valor promedio del dólar frente a una cesta de divisas creció un 17% en comparación con el mismo trimestre de 2014.

Y para el economista Luis Palma Cané, esta tendencia continuará al menos hasta fines del próximo año debido al desfase que está teniendo la política monetaria de EE.UU. con gran parte del resto del mundo.

“El dólar va a ser la moneda fuerte para los próximos 12 meses”, afirmó.

Esto, señala Palma Cané, generará problemas para las empresas estadounidenses que exportan sus productos (aunque relativos porque muchas lograrán compensarlo con mayor productividad) y, en mayor medida y de forma irreversible, para las que operan en el exterior.

FUENTE DIARIO BAE