La confianza del consumidor se desplomó 10,3% en abril por mayor inflación y la recesión

 

Untitled-1

La confianza de los consumidores se desplomó en abril 10,3% mensual, como consecuencia de la caída en la actividad económica y la aceleración inflacionaria. El índice elaborado por la Universidad Torcuato Di Tella (UTDT), mostró un retroceso aún mayor en su comparación respecto al mismo mes del año pasado, ya que descendió 18,3% en términos interanuales.
La percepción que tienen los consumidores se vio deteriorada por una economía que no termina de arrancar y una fuerte suba en el costo de vida, que caracterizaron los primeros meses de gestión de Mauricio Macri.
El director del Centro de Investigación en Finanzas (Cif) de la UTDT, Juan José Cruces, señaló en diálogo con BAE Negocios que, además de estos factores, influyó la “incertidumbre” de haber perdido “la comodidad de lo viejo”, en referencia a los beneficios que tuvieron los consumidores durante el kirchnerismo.
Para Cruces, ese esquema era “insostenible”, pero “todavía no se perciben los beneficios de lo nuevo” porque los frutos positivos de las reformas implementadas por el macrismo “tardan en surgir”. Lo cierto es que de acuerdo a la encuesta, la percepción de los argentinos sobre su situación económica personal cayó un 11,8 por ciento, dado que más consultados dijeron que su estabilidad empeoró o desmejorará en los próximos doce meses.
Por otro lado, la “Predisposición para la compra de bienes durables e inmuebles” medida por el Cif arrojó una baja de 14,1% en abril respecto al mes anterior.
“La confianza de los consumidores cae respecto al mes anterior, 11,9% en el Gran Buenos Aires; 11,7% en el interior
del país; y 2,5% en la Capital Federal”, precisa el documento.
En ese sentido, la consultora Orlando Ferreres y Asociados advirtió que durante marzo la actividad económica retrocedió 0,9% anual en marzo y cerró el primer trimestre con una ligera suba de 0,3% respecto al mismo lapso del año pasado.
“El amesetamiento de la actividad se reflejó particularmente en el sector de productores de bienes (1,3% en relación a los primeros tres meses de 2015), el cual se ha visto especialmente afectado producto de las medidas macroeconómicas que llevan a una contracción natural de la economía”.
“Una vez pasado este período de reordenamiento, esperamos que se observe una reactivación de la economía en la segunda mitad del año, recuperación que podría ser moderada, producto de un contexto internacional desfavorable vinculado a la crisis económica y política de nuestro principal socio comercial”, consideró el economista.
El mismo análisis hizo Cruces. “En la medida que el plan de gobierno madure y muestre frutos, mejorará el índice de confianza al consumidor”, vaticinó el investigador de la Di Tella.