La banca extranjera destacó el acuerdo entre el Gobierno argentino y Repsol

El presidente de ABA, Caludio Cesario, felicitó el preacuerdo por el pago del 51% de las acciones de YPF que estaba en poder de la empresa española. «Permite comenzar a despejar el camino y encarar en forma conjunta la solución del resto de las cuestiones pendientes»

Resaltó Cesario en el ya clásico agasajo a la prensa especializada que si se persiste en esa senda, «el país podrá obtener, en el mediano plazo, el financiamiento necesario para encarar los importantes proyectos de inversión en infraestructura, energía, minería y en el resto de los sectores productivos que permitan generar riqueza y empleos».

«Abre el camino al financiamiento externo», Claudio Cesario

Mitos y realidades

El banquero aprovechó el encuentro con los medios para romper viejos mitos que se repiten, como que «los bancos no quieren prestar o lo hacen a quien no lo necesita». AL respeto Cesario destacó: «Los depósitos del sector privado hoy alcanzan a $500.000 millones, mientras que los préstamos suman $470 mil millones, por tanto las entidades prestan toda la capacidad prestable, porque hay un saldo que debe inmovilizarse en el Banco Central».

Por tanto, enfatizó «no existe capacidad prestable ociosa en el sistema y quien es sujeto de crédito (esto es que pueda en tiempo y forma pagar los intereses y el capital, para no faltar a la confianza de los ahorristas) no tiene inconveniente a la hora de solicitarlo».

«Las ganancias son sólo nominales», resaltó Cesario

Sobre la convicción de que «el sistema gana mucha plata«, Cesario mostró que los $24.000 millones que ganó nominalmente el conjunto de los bancos privados en los últimos doce meses representó 26% del patrimonio neto, que es acorde con el crecimiento nominal de la economía, y por tanto resultó negativa en 1,9% si se ajusta por el índice de precios implícitos en el PBI».

El presidente de ABA consideró que «el gran desafío para por crear las condiciones necesarias para que el ahorro de los argentinos se vuelque a los bancos, haciendo crecer su punto flojo que es su reducido tamaño». Estimó que «para que en 2020 la relación préstamos al sector privado y PBI sea de 24%, el sistema necesitaría capitalizar unos $33.000 millones, para eso el rol del ahorro será clave».

También se preocupó Cesario por la creciente presión impositiva, que pasó de 21 a 37% del PBI entre 2001 y 2012, porque por «cada punto de suba de la carga impositiva el país deja de crecer 0,2 puntos porcentuales. Esto combinado con los actuales niveles de inflación, atenta contra la competitividad general de la economía y el logro de  las inversiones que se necesitan».

fuente: infobae