La baja del precio de la soja complica el escenario de reservas del Banco Central

En su habitual paso por los estudios de InfobaeTV junto a Pablo Wende, Luis Secco dijo que«desde el conocimiento del último informe de las cosechas en los EEUU el precio viene cayendo, y acumula 80 dólares desde el 27 de junio último para la posición a agosto, hoy está 430 dólares la tonelada».

Incluso, las operaciones a noviembre, que son las que concentran ahora el mayor volumen de transacciones, ya perforaron los 400 dólares la tonelada. «Eso abre un panorama complicado no esperado y con grandes existencias en la Argentina sin vender, con niveles de liquidación menores que los del año pasado. Hay unos 2.000 a 3.000 millones de dólares no liquidados», estimó Secco, según datos del mercado.

LUIS SECCO: «HAY EL EQUIVALENTE A 2.000 A 3.000 MILLONES DE DÓLARES NO LIQUIDADOS DE LA OLEAGINOSA»

Si los términos del intercambio (la relación entre los precios de los productos que exporta la Argentina con los correspondientes a los bienes que importa) caen, «aumenta la presión sobre el tipo de cambio, producto de que hay una oferta abundante en los EEUU y China, aunque «eso no será un proceso inmediato», explicó.

Una de las consecuencias de la menor generación de dólares, porque se suma a que «lasexportaciones industriales están cayendo, es que llevará a importar menos, para sostener el superávit comercial del año en 9.000 millones de dólares», consideró.

En esa línea, el economista Pedro Rabassa, de Empiria Consultores, especializado en el manejo de las reservas en su paso por el Banco Central, consideró en diálogo con InfobaeTV que «la pespectiva de la posición de divisas de la autoridad monetaria es hacia fines de 2015 de u$s27.000 millones con acuerdo con los holdouts y de 25.000 millones, sin acuerdo, con lo que podrían ingresar en una zona crítica».

«El mercado descontó que ya hay un acuerdo con los holdouts, pero faltan otros factores, como qué pasa después, como el proceso para colocar deuda, porque se dejó pasar toda la mitad del año y el período en que la Argentina se queda corta de dólares, como es el verano, se acerca», alertó Secco. Más aún porque «el descalabro monetario, producto del creciente rojo fiscal, no se arregla con más endeudamiento del sector público».
FUENTE INFOBAE