la baja calificación de la deuda local «se paga con poca inversión

La decisión de la agencia de calificación Moody’s de rebajar la perspectiva para la deuda soberana argentina genera repercusiones en el sector financiero, que advierte que la Argentina se encuentra lejos de reinsertarse en el mercado de deuda, en un excepcional momento de tasas bajas en el mundo y necesidad de ingresar dólares al país para generar inversión y dar impulso a la actividad económica.

Este lunes Moody’s Investors Service informó que cambió la perspectiva de la calificación de los bonos en moneda local y extranjera del Estado argentino a negativa desde estable. Estos títulos hoy tienen una nota de B3.

El presidente del Banco Central Aldo Pignanelli señaló a Infobae.com que «técnicamente es correcta la decisión de Moody’s. No es nada nuevo que nosotros mentimos con el INDEC y que no arreglamos con el Club de París«.

«De todos modos, ojalá sirva para que el Gobierno se dé cuenta por fin de que el tema del INDEC hay que resolverlo, y que el tema del Club de París también. No podemos ser el único país de América Latina que tiene una política de estas características», advirtió Pignanelli. «Esto se paga con la poca inversión que está viniendo al país», subrayó.

«No tener acceso al mercado de capitales es un problema exclusivo de Argentina en la región. Además de Venezuela, que es un caso atípico. En el resto de Latinoamérica, el único país en esa situación es Argentina», manifestó, y agregó: «Es un tema que hay que corregir. Es uno de los problemas que tenemos».

Pignanelli recordó que «hay países, como Rusia e incluso China, que por años han estado fuera del mercado de capitales y se mantenían, pero a la larga terminaron pagando las consecuencias».

Carecer de acceso al financiamiento externo determina una limitación importante para disponer de fondos que motoricen la inversión, tanto pública como privada. En ese sentido, el ex jefe del Banco Central aseguró que «Argentina está pagando las consecuencias de ser menos competitiva que otros países latinoamericanos. En el largo plazo eso pega en el desarrollo».

Por otra parte, Pignanelli estimó «una exageración» que la agencia de calificación Moody’s llamara la atención sobre la nacionalización de las acciones de Repsol en YPF. «Es cuestionable la metodología con la cual se lo hizo, pero el Gobierno tomó esa decisión por razones ideológicas –con las que yo no estoy de acuerdo–, pero porque cree que YPF tiene que estar en manos del Estado». 

«Este cambio de perspectiva estable a negativa no va a tener demasiadas repercusiones en Argentina porque Argentina ya no tiene acceso al mercado de capitales; entonces el efecto no es importante. Además está el cuestionamiento a estas calificadoras de riesgo que han perdido bastante prestigio porque ninguna de ellas previó la crisis en Estados Unidos y Europa», opinó el economista.

En tanto, el secretario de Finanzas Daniel Marx explicó a Infobae.com: «En general los movimientos de las agencias de rating corren de atrás en relación a lo que son los mercados, por eso creo que esto no es un cambio en términos de lo que puede ser la reacción de los mercados».

«Sí creo que los mercados se están moviendo por otras cosas, como la evolución de las perspectivas locales o las discusiones que la Argentina está teniendo en el extranjero», analizó el economista. «Para el mercado la decisión de Moody’s no refleja una novedad. Así que en sí misma esta calificación no va a tener mayor efecto», acotó.

Daniel Marx apuntó que el endeudamiento del Estado persiste, más allá de que el país no esté colocando bonos en el mercado internacional. «En realidad, Argentina está emitiendo algunas deudas y está incurriendo en pasivos. No salir al mercado directamente no es no endeudarse. Sí creo que a Argentina le conviene mejorar el riesgo país porque eso está afectando a todo el clima de inversiones y por lo tanto a las posibilidades mismas de crecimiento«.

El economista recomendó mejorar el perfil financiero de la Argentina para reducir su elevado riesgo país y «fortalecer el funcionamiento institucional, darle credibilidad a esas mismas instituciones, incluyendo la estadística, y a partir de ahí diseñar un mecanismo fiscal anticíclico; esas cosas ayudan más que lo del Club de París, aunque sea un tema que hay que atender».

«Está bien no salir al mercado si uno tiene la posibilidad de no hacerlo. Eso no significa necesariamente que se esté desendeudando porque está acumulando deudas por otros lados. Por ejemplo, hay una serie de contingencias en las cuales Argentina está incurriendo, hay emisiones que se hacen con ANSES y que luego ANSES y otros organismos públicos venden en el mercado, el mismo Banco Central está emitiendo algo para no tener un desequilibrio monetario tan grande y una parte importante del desequilibrio monetario es el financiamiento del Gobierno. Son todos mecanismos que van generando endeudamiento», detalló Marx.

FUENTE: INFOBAE