La Argentina mantiene la mayor presión tributaria de su historia

El peso de los impuestos en la economía se ubica en el segundo lugar de la región, por debajo de Brasil. Ganancias se duplicó en los últimos cuatro años

En 2013, el país tuvo un nivel de presión tributaria de 31,2%, cuatro puntos por debajo del 35,7% de Brasil y por encima del resto de los países de América latina, según precisó un informe de laCepal.

Se trata de los valores en materia impositiva más altos de la historia De acuerdo a este organismo dependiente de las Naciones Unidas, el año pasado la Argentina estaba ubicado en el primer lugar. Lejos de representar una mejoría real, la merma se debe a que se modificó en 2013 la base de cálculo del PBI en 2013. De mantenerse la misma medición que regía hasta el año pasado – y que corría desde 1993-, el nivel de presión tributaria hubiera trepado hasta el 40,1 por ciento, publicó hoy el diario La Nación.

Como es habitual desde la intervención del Indec, las estadísticas chocan con el discurso oficial. El 12 de marzo, la presidente Cristina Kirchner aseguró que el peso de los impuestos está «por debajo del nivel promedio de los países desarrollados», que se nuclean en la OCDE. Lo cierto es que los niveles de presión tributaria están apenas 3 puntos por debajo de esas naciones, con el 34,1 por ciento, y con una contraprestación de servicios públicos inferior en materia educativa, sanitaria e infraestructura.

El estudio de la Cepal concluye que América Latina, a diferencia de la OCDE, sostiene un perfil impositivo regresivo por el impacto de las exacciones indirectas, como el IVA, que aplican sin distinción a todo el público. Es decir, alcanza a todos, independientemente si el afectado vive en un asentamiento precario o en un barrio cerrado y exclusivo.

DESDE 1990, LA PRESIÓN TRIBUTARIA PASÓ DEL 12,4% A 31,2% EN 2013, SEGÚN LA NUEVO INDICADOR DEL PBI

Entre los segmentos que más perciben el incremento de los impuestos son las clases medias, a raíz del peso creciente del Impuesto a las Ganancias. A través de este mecanismo, desde 2010, la AFIPpasó de recaudar el 1,32% al 2,59% en 2014. Aumentó el doble en dicho período. El incremento se explica en parte porque desde 2013 no se actualiza la alícuota y el mínimo salarial para percibir el tributo.

El Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) calculó que los trabajadores en relación de dependencia sufren «una presión tributaria total muy superior al 50% de sus ingresos», si se consideran otros gravámenes directos, como bienes personales, el inmobiliario, y patentes. Y estimó que este año, con un nivel de inflación de 30 por ciento, un asalariado que paga Ganancias deberá obtener un aumento de hasta el 46% en su sueldo para no perder poder adquisitivo.

FUENTE INFOBAE