La actividad económica acusó una marcada desaceleración en julio

Enviado especial a Bariloche. La virtual caída del acuerdo automotor con Brasil, al no firmarse su continuidad el 31 de agosto último, determinó una inmediata contracción de la producción de las terminales locales, por cuanto han reconvertido sus planes de fabricación para abastecer con 60 a 80% de sus producciones a ese mercado. La plaza local se cubre con importaciones, principalmente proveniente del país vecino y con el remanente de producción nacional.

Pero también, se advirtió desaceleración en la actividad fabril y comercial, en algunos casos vinculados con la falta de insumos importados para mantener un fluido ritmo de producción y en otros por pérdida de vitalidad del poder de compra de las remuneraciones, las cuales en algunos casos fueron parcialmente mejoradas con los cambios en Ganancias desde agosto.

De ahí que entre los economistas del sector privado cada vez son más las voces de disenso que se escuchan en contra de la posibilidad de que se alcance en 2013 la meta de crecimiento de 5,1% estipulada por Economía en la base del Presupuesto para 2014.

Para reafirmar ese cuadro muchos hacen referencia a la dinámica que ha mostrado en los últimos meses la estimación del Indec: perdió cuatro puntos porcentuales de crecimiento interanual en sólo tres meses y llevó el incremento de los primeros siete meses a 5,7%, pero se achica a 3,8% en el promedio móvil de un año, respecto de similar tramo de 2012.

Cambio de signo en los meses siguientes

«EL PBI caería en el tercer trimestre y hay dudas sobre el cuarto», le respondió Federico Sturzenegger a Infobaeante la consulta sobre la brusca desaceleración del ritmo de crecimiento que acusó la actividad económica en julio, en un aparte en la 34 Convención Anual de Ejecutivos de Finanzas.

«Datos preliminares de la estimación PBI Congreso arrojan una variación negativa en el tercer trimestre, y se alinea a la previsión de un crecimiento en torno a 3% en todo el año», dijo el presidente del Banco Ciudad.

¿Cree que el Gobierno va a corregir la estimación de crecimiento de 5,1% que prevé para este año?

«Es muy posible, porque le conviene, para ahorrarse el pago de u$s4.000 millones del cupón PBI que se fijó en el Presupuesto. Necesita esos fondos para poder tener mayor capacidad de gasto?

¿Considera que el Gobierno deje que se deteriore el nivel de reservas en el Banco Central para que el próximo Gobierno comience con un cuadro debilitado?

«No creo, no les conviene, porque necesitan dinero para enfrentar los gastos de los próximos dos años».

Probablemente esa es la perspectiva que comienzan a percibir los operadores financieros, ya que al cierre de la semana el cupón PBI de los títulos de la deuda pública cerraron con una pérdida de más de tres por ciento.

FUENTE: INFOBAE