Kicillof quiere nuevos acuerdos de precios para frenar la inflación y bajar subsidios

El ministro de Economía, Axel Kicillof, afirmó que no habrá “»bruscos cambios”» en la política económica, que quiere solucionar las “»inconsistencias”» que generan los subsidios al gas y la electricidad y que buscará contener la “»variación de precios”» con un trabajo sobre las cadenas de valor.

Esos fueron los lineamientos que dio ayer por la mañana, en una concurrida rueda de prensa que sirvió de carta de presentación del nuevo ministro, horas después de que el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, hablara con los medios. Ambos repitieron conceptos, casi con las mismas palabras. El titular de Hacienda también admitió que «las reservas “han sufrido alguna rebaja”», pero dijo que «están “muy fuertes en comparación con cualquier época de la historia”».

«“No vamos a hacer ningún gran anuncio elocuente”», arrancó Kicillof, antes de responder algunas preguntas. Luego entregó algunas pistas sobre los tres temas que están al tope de la agenda económica: el dólar, la inflación y los subsidios.

Kicillof admitió que la quita de los subsidios a la energía es uno de los grandes desafíos que debe atender. Ejemplicó con la diferencia de precio entre el gas de red y la garrafa. “»La garrafa está mucho más alta que el gas de red. Eso genera muy fuertes inequidades, a veces complicadas, porque las regiones más postergadas terminan pagando más caro tanto la garrafa como el gas para las industrias”», afirmó. Por eso, agregó, se propuso «“trabajar en esas inconsistencias”». Más temprano, el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, había dicho a radio América, que el Gobierno no pensaba subir la tarifa del transporte público.

Al ser consultado sobre la inflación, prefirió hablar de “»variación de precios”» y reflotó la idea de “acuerdos de precios”. “»Vamos a trabajar muy fuertemente en la cuestión de las cadenas de valor”», dijo, «para generar “competitividad, productividad y reingreso a los mercados internacionales”». Y retomó un concepto que había dicho Capitanich horas antes: buscarán que los productores tengan rentabilidad y los consumidores, “»precios razonables”».

Ayer por la tarde, Kicillof y el entrante secretario de Comercio Interior, Augusto Costa, se reunieron con Guillermo Moreno, que dejará el cargo el 2 de diciembre. Según trascendió, la idea de Kicillof y Costa es darle un marco institucional a esos acuerdos y dejar de manejarlos con llamados telefónicos.

Sobre el dólar, Kicillof y Capitanich coincidieron en que trabajarán en un “plan integral” que contemplará las patas monetaria, cambiaria y fiscal. Ninguno rechazó explícitamente la aplicación de un desdoblamiento cambiario. Pero, al ser consultados, dieron a entender que no estaban en los planes. “»Vamos a trabajar con todos los instrumentos”», dijo el ministro de Economía, pero agregó: «“No vamos a hacer nada que genere bruscos cambios en la economía”». El ministro intentó llevar cierta calma: “»No se va a hacer en este Gobierno nada que perjudique a los trabajadores y tampoco a los empresarios”, dijo, al tiempo que quiso “garantizar previsibilidad”».

Esta tarde, Kicillof tomará juramento a los nuevos integrantes de su Gabinete, con excepción de Costa. Emmanuel Álvarez Agis se convertirá en Secretario de Política Económica, otro hombre del ministro será secretario de Legal y Técnica, mientas que Juan Carlos Pezoa, Adrián Cosentino y Beatriz Paglieri continuarán en Hacienda, Finanzas y Comercio Exterior.

FUENTE: INFOBAE