Kicillof abre la puerta a una futura negociación con los fondos buitre

Miércoles, 05 de agosto de 2015  01:00 | Economía

Kicillof abre la puerta a una futura negociación con los fondos buitre

Griesa convocó a una audiencia para discutir si el Bonar 24 es deuda externa. El ministro dijo que están «desinflados» y deberán aceptar condiciones similares a Repsol. «No pagar es imposible», dijo.

 

Guiño. El ministro ratificó la voluntad de negociar con los buitres, pero no de pagar la suma que ordenó Griesa.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, dejó entrever ayer que la Argentina arribaría a un acuerdo con los «desinflados fondos buitre» cuando esos acreedores pierdan las esperanzas de que el país les pagará todo lo que piden, quizás tras las elecciones presidenciales.

El funcionario advirtió que, en una futura negociación, los fondos liderados por NML Capital y Aurelius Capital Management deberán «aceptar determinadas condiciones como todo acreedor de un default, porque nunca le prestaron plata a la Argentina sino que compraron los títulos en el mercado secundario».

Según el funcionario, cuando los fondos buitre lograron la sentencia en el Supremo Tribunal de los Estados Unidos, ni ellos se lo creyeron porque lo que convalida el fallo es «escandaloso y aberrante».

Kicillof sostuvo que no hay ningún especialista jurídico ni financiero internacional que esté de acuerdo con la interpretación de la cláusula del pari passu que hizo el juez neoyorquino Thomas Griesa.

Los financistas privados advirtieron que con esa sentencia sobre la mesa no se puede emitir más deuda por los inconvenientes que habría a la hora de refinanciarla y tras las denuncias de la Argentina, ahora se están cambiando las reglas internacionales, apuntó.

«Pagarles lo que piden es imposible. Decían vaya y paguele lo que dice Griesa; Macri lo dijo. Eran 1.600 millones de dólares, ahora ya son 20.000. Y era una trampa, porque si pagábamos hoy todos deberíamos más por algo injusto y que no tiene lógica», consideró.

«O sea, pagar es una trampa. No pagar nada es imposible, yo lo entiendo. ¿Entonces en qué estamos trabajando? En una negociación. ¿Cómo es una negociación? Es una correlación de fuerzas. Como fue con Repsol que pidió 18.000 millones de dólares por YPF, pero terminó cobrando a los dos años 5.000 millones en bonos a diez años», agregó.

El funcionario subrayó, que luego de buscar asfixiar a la Argentina a nivel internacional, Repsol tuvo que allanarse una negociación razonable y la Argentina le pagó lo que dijo la tasación de YPF, que era «lo justo y legal».

Kicillof dejó entrever que una salida similar sería aplicable al conflicto con los buitres, aunque aclaró que existe un problema adicional: el precandidato presidencial del PRO, Mauricio Macri.

«Yo me pongo en el lugar del señor Paul Singer y digo: ahí hay un candidato a presidente, como Macri, que tiene chances de ganar y me dice que me va a pagar todo lo que pido. ¿Negocio con estos que me quieren pagar muchísimo menos? ¡No!», ejemplificó.

Según Kicillof los fondos buitres «están hoy bastante desinflados» respecto de cómo estaban cuando lograron la sentencia de Griesa, por lo que consideró que ahora hay que «encontrar la oportunidad precisa, como se hizo con Repsol, y cerrar una negociación».

Entonces, según el ministro, los fondos especulativos «se deberían sentar en algún momento con más cordura, a ver si resuelven su problema». Será cuando «se den cuenta cuál es su verdadera posición».

«Los fondos buitre ya no tienen la Espada de Damocles sobre la Argentina, tienen un escarbadientes», sostuvo el funcionario.

Griesa. En tanto, el juez de Nueva York Thomas Griesa prevé pronunciarse el 12 de agosto próximo sobre la posibilidad de ampliar el embargo a los títulos Bonar 24, en el marco del litigio entre la Argentina y los buitres.

La audiencia fue pedida por NML Elliott y Aurelius, que quieren que los Bonar 2024, también sean considerados deuda externa. El gobierno de Cristina Kirchner sostiene que esos bonos son deuda doméstica

FUENTE LA CAPITAL