Inquieta al mercado el derrumbe de 26% en el bono pesificado de Chaco

e trata del título CHSG2, involucrado en la pesificación. La caída se registró luego de que el gobernador Capitanich instara a sus colegas provinciales a «emitir deuda en pesos». Moody’s bajó la nota de los títulos chaqueños y los pasó de B3/A3.ar a Caa3/B2. Sigue la tónica bajista

Crédito foto: Télam
Los bonos de la provincia de Chaco se desplomaron ayer más de 26 por ciento en el mercado porteño, después de que el gobernador Jorge Capitanich anunciara que ese distrito pagará en pesos todos los títulos emitidos en moneda extranjera bajo legislación nacional. El golpe sufrido generó pérdidas en la mayoría de los títulos similares del resto de las jurisdicciones.

Capitanich invitó a sus colegas mandatarios a seguir sus pasos, más allá del revuelo causado por el «default técnico» en el que incurrió el Chaco, al pesificar una cuota de poco más de 263 mil dólares a principios de este mes.

El anuncio del gobernador tuvo un alto impacto en la Bolsa porteña, donde el Bono de Saneamiento Garantizado Serie II de Chaco (CHSG2) sufrió un estrepitoso colapso, al bajar 26,05 por ciento, a 440 pesos.

Otros bonos provinciales también registraron pérdidas significativas, como por ejemplo, el Formosa 2022, un título idéntico al que defaulteó Chaco, que cayó 14,28 por ciento en solo una jornada. Una situación similar atravesaron los títulos de amortización con vencimiento en 2018 (BARX1) de Mendoza, que perdieron 6,67 por ciento, a 280 pesos.

La decisión de Capitanich de pagar en pesos un bono lanzado en dólares, además de causar un cimbronazo en la plaza local, provocó que la agencia calificadora de riesgo Moody’s bajara la nota de emisor y de deuda (en moneda local) de Chaco, a Caa3/Caa2.ar desde B3/A3.ar.

El organismo, duramente cuestionado esta semana por el gobierno nacional, también bajó las calificaciones de emisor y de deuda (moneda local) de Formosa, a Caa2/B2.ar, desde B3/A3.ar, y la nota deuda de la misma provincia (en moneda extranjera), de los bonos denominados en dólares bajo ley local, a Caa3/Caa2.ar, desde B3/A3.ar.

A principio de semana, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, acusó a las calificadoras de riesgo, como Moody’s, de emplear un «viejo truco pirata» y de elaborar «informes terroristas», lanzando así «ataques especulativos» antes de que la Argentina cancele pagos de títulos públicos.

En este marco, Capitancih aseguró en Resistencia que avanzará en los próximos días con la pesificación de su deuda en dólares al emitir un nuevo bono en moneda nacional para canjearlo por los títulos nominados en divisas extranjeras.

«Vamos a hacer próximamente un sistema de colocación que nos va a permitir que la emisión sea en pesos. Vamos a hacer un canje de estos bonos en pesos. La verdad es que la deuda debe ser absolutamente pesificada», anunció el mandatario, tras no haber podido pagar 263.651 dólares porque el Banco Central se rehusó a venderle dólares, según argumentó.

Hoy la mayoría de los títulos provinciales operan con tónica contractiva, aunque con porcentajes atenuados. Los más afectados son los papeles de Mendoza