Industriales de Brasil quieren liberarse de Argentina para realizar negocios

Nuevas voces de enojo se sumaron desde Brasil por las últimas decisiones políticas y económicas tomadas por el gobierno argentino. La Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (FIESP) insistió en su postura en favor de que su país se «libere» del Mercosur, al que consideró una «camisa de fuerza», por entender que el país no llegará a «concluir ningún acuerdo teniendo a la Argentina y Venezuela como socios».

Las duras críticas fueron formuladas por el director del Departamento de Relaciones Internacionales y Comercio Exterior de la FIESP, Roberto Giannetti da Fonseca, un crítico de la política de comercio exterior argentina y que habitualmente reclama al Gobierno de Dilma Rousseff un cambio de actitud en la relación bilateral.  El pedido se suma al realizado ayer por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), que afirmó que Brasil también debe salir del Mercosur.

En tanto, las palabras de Fonseca se dieron a conocer luego de que el ministro del Interior y Transporte, Florencio Randazzo, anunciara la rescisión de dos contratos de concesión de la empresa brasileña América Latina Logística (ALL) y meses después de que la minera Vale resolviera abandonar el proyecto de Potasio Río Colorado, en el sur de Mendoza.

En ese sentido, el diario O Estado de San Paulo señaló hoy que la reestatización de los ramales de carga que operaba ALL se dio a conocer en un momento «particularmente difícil» para las empresas de ese país en la Argentina y le brinda «más munición» a los críticos del Mercosur.

En este punto, y ante el cambio de signo en la balanza comercial de la región, que ahora desfavorece a Brasil, los industriales nucleados en la FIESP se están preparando para «liderar un movimiento para la reforma del bloque comercial».

Según el diario, «después de pasar años buscando protección del gobierno, la industria brasileña se dio cuenta que el mercado interno no es suficiente para garantizar su futuro».

«En el momento en que observa cómo cae su participación en las exportaciones y en que pierde mercado en América del Sur, el sector comienza a presionar al gobierno en la dirección opuesta: quiere más acuerdos bilaterales», añade.

La idea de los industriales es empujar una apertura hacia otros mercados, a partir de la firma de tratados bilaterales que, estando dentro del actual esquema regional, Brasil no pueden encarar sin sus socios.

«Precisamos librarnos de esta camisa de fuerza, puesto que no vamos a concluir ningún acuerdo teniendo a la Argentina y Venezuela como socios», dijo según O Estado, Giannetti da Fonseca.

En cuanto al caso de ALL y el nuevo roce con la Argentina, O Estado reconoce que «los reclamos sobre las dificultades de operación ya vienen desde hace algún tiempo» y recuerda los caso de Vale y el de Petrobras, «que vive un momento de preocupación y ya anunció la intención de vender sus activos en el país».

FUENTE: CRONISTA