Futuros de dólar y fin del cepo: costaría USD 5.000 millones

La liquidación de los famosos contratos heredados de la gestión anterior, cuya existencia lamentablemente se extiende a junio, significan casi la mitad de lo que se les pagará a los holdouts

El ex titular del BCRA, Alejandro Vanoli (derecha), y el actual presidente de la entidad, Federico Sturzenegger (izquierda).
El ex titular del BCRA, Alejandro Vanoli (derecha), y el actual presidente de la entidad, Federico Sturzenegger (izquierda).

Tuiteaba:

«Herencia K embarazó al gobierno de muchos costos. Uno de ellos es la pérdida en futuros de dólar: ¿fue óptimo salirse del cepo así de rápido?».

«Que el dólar esté planchado se lee como éxito en la liberación del cepo. Ojo, que planchar al dólar está costando cuasi-fiscal al 38% anual».

Por supuesto que al cepo había que liberarlo pero la pregunta era cuándo y a qué costo. Por ejemplo, mucho se ha hablado de lo que los holdouts le costarán a Argentina llegando al número cruel de 11.684 millones de dólares. Mucha gente, incluidos políticos, periodistas, economistas, politólogos, se rasgan las vestiduras «denunciando» semejante atrocidad numérica. Pues bien, me animo a decir que muy pocos de esos que atacan a los 11.684conocen cuánto va a costarle al Banco Central pagar en pesos la liquidación de los famosos futuros de dólar cuya existencia lamentablemente se extiende a junio de este año y ha sido heredada de la administración anterior.

Al cierre de marzo, la pérdida expresada en dólares es aproximadamente USD 3.500 millones y si bien es imposible hoy determinar con certeza cuánto será la pérdida final neta de impuesto a las ganancias, dado que no conocemos los spots futuros, dicha pérdida fácilmente podría colocarse en torno a los 5.000 millones de dólares (estos contratos liquidan en pesos, por lo que el número dólar surge de reconvertirlos a la moneda americana). Incertidumbre aparte, esta cifra representa aproximadamente el 42% de la pérdida causada por los holdouts y si bien escuché a mucho periodista hablar de los11.684, no recuerdo a nadie mencionar los5.000. Llevó 12 años devengar 11.684 millones de dólares y sólo unos ocho meses generar el 42% equivalente, 5.000 millones. En especial, sería muy útil que a los miembros del gobierno anterior que tanto critican la gestión del actual, se les recuerde que ellos mismosnos embarazaron con el 42% de holdouts equivalentes vía futuros de dólar. Veremos, cuando el tesoro recupere vía impuestos a las ganancias, cuál será el costo total (35% de re-ingreso) y final para la sociedad argentina de esta voluptuosa aberración que ha sido el lanzamiento de estos contratos nada más y nada menos que por la administración del BCRA anterior. Es por esta razón que a los «5.000″ tómenlos como un número altamente aproximado pero que sirve para el punto de esta nota.

Pero, la administración actual tenía una variable de control que era decidir el momento en que se liberaría el cepo. Y si bien, parecería que existe un enorme consenso respecto a que liberarlo a inicios de año fue correcto, yo al menos me permito dudar, quizá esperar 120 díasrespetando restricciones contractuales hubiera tenido más sentido y lo remarco en cuatro dimensiones.

Primero, violación de contratos. De esto ya hablé en extenso y no seré redundante.

Segundo, como describí en párrafos anteriores, la pérdida de estos contratos es enorme. La activación de los mismos se dio precisamente con la devaluación del peso oficial generada mediante la liberación del cepo. Haber devaluado al ritmo de la curva de futuros o incluso no haber devaluado hasta que este monstruo expirase era ciertamente una alternativa a considerar. Conclusión 1: enorme pérdida en la liquidación de los futuros.

Tercero, la tranquilidad con la que el Peso opera contra el dólar se lee como un éxito en la liberación del cepo. Cuidado con comerse el amague en este sentido, la tranquilidad actual es totalmente artificial y además costosísima. Recuerden que cuando el Central dejó caer las tasas cortas al 32% e intentó intervenir en el mercado de cambios, el dólar rápidamente trepó a 16 y le sacaron al BCRA todos los dólares con los que intentó calmar al mercado. A partir de ese cimbronazo, el BCRA puso muy de punta las tasas cortas llevándolas al 38% y eso calmó al dólar en el corto plazo. Pero cuidado, esta tranquilidad artificial que algunos auguran como un éxito le está costando al BCRA un cuasi-fiscal que crece en promedio entre parte corta y larga al 34% anual aprox., una bomba de tiempo de la cual pocos hablan. Estas tasas de punta obviamente enfrían también a la economía argentina. Conclusión 2: frenar al dólar post-cepo genera aumento sustancial del déficit cuasi-fiscal y mayor recesión.

Cuarto, no se ven grandes reacciones en la economía real post-cepo. La razón parecería tener una explicación razonable: la liberación del cepo sin cerrar definitivamente el acuerdo con los holdouts poco puede hacerle a la economía real. El combo «cepo +holdouts» es muy poderoso pero la alternativa «cepo sin holdouts» lejos está de serla. Por lo tanto, si los holdouts no podían cerrarse hasta abril/mayo, ¿para qué apurarse tanto en la liberación del cepo a inicios de año? ¿Era sólo para cumplir la promesa electoral? ¿Pero si ese fuese el caso, no es altísimo el costo?Obviamente, si hubiera sido libre de costos, la respuesta es evidente: liberar y listo. Pero los costos de su liberación a inicios de año serán enormes y no escucho a nadie hablar de este tema. Mmmm…. me pregunto si con esta nota me van a tirar de las orejas por twitter otra vez, no saben el miedo que tengo….. By the way, ¿Me estaré convirtiendo en economista K?, mmmm, ahí sí me da miedo.

FUENTE INFOBAE