FMI dio más plazo a la Argentina para mejorar estadísticas Por: Liliana Franco

El directorio del FMI mantiene la moción de censura y señala que «la Argentina no ha adoptado las medidas exigidas por el Fondo para hacer frente a los datos inadecuados del IPC-GBA y el PIB». A pesar de mantener la moción de censura,en el Gobierno se valoró que el directorio no avanzará en aplicar sanciones. Es que de acuerdo, al reglamento del FMI en su articulo 13, hubiera correspondido que la Argentina reciba una sanción, sin embargo, el Board decidió otorgar un nuevo plazo.

Seguramente debe haber influido en la decisión del Directorio el cambio de autoridades en el Ministerio de Economía y, según pudo saber ámbito.com , el ministro de Economía, Axel Kicillof tomó contacto con el organismo.

A través de un comunicado, el Directorio rescató «el trabajo y la intención de introducir un nuevo IPC nacional a principios de 2014 en curso de Argentina» como asimismo los esfuerzos para «subsanar las deficiencias en sus datos del PIB». 

En este sentido, el organismo le solicitará al país «implementar acciones específicas para mejorar la calidad de sus datos oficiales del IPC y el PIB de acuerdo a un calendario establecido».

El FMI le solicita a las autoridades que a partir de marzo del 2014 Argentina deberá implementar «un conjunto inicial de medidas especificadas, incluyendo la publicación de un nuevo IPC nacional y las estimaciones revisadas del PIB». Asimismo, otras medidas que no son detalladas en el comunicado «deben ser implementadas a finales de septiembre de 2014 y finales de febrero de 2015″. 

También el comunicado señala que «el Director General, Christine Lagarde debe informar a la Junta Ejecutiva a los 45 días de cada uno de los plazos mencionados en el estado de ejecución de las acciones indicadas», en síntesis el Board se involucra en el seguimiento de los avances de las autoridades argentinas en ejecutar las medidas previamente establecidas por el Fondo.

Luego de cada informe presentado por Lagarde el Board examinará los resultados en función de los procedimientos establecidos por el organismo multilateral. Finalmente, el FMI valora «la importancia de las conversaciones en curso con las autoridades argentinas a mejorar la calidad de los datos del IPC y el PIB oficial de la Argentina y está dispuesto a continuar este diálogo, y, más en general, de continuar fortaleciendo la relación entre Argentina y el Fondo». 

El directorio analizó el problema de las estadísticas argentinas durante una hora y media, la propuesta elevada por Argentina para adecuar las estadísticas de inflación y del PBI de acuerdo con «las pautas estadísticas internacionales y los requisitos exigidos por el Fondo a sus Estados miembros». 

• Nuevo IPC Nacional

Hace casi un mes el Board recibió por parte de la gerencia del organismo, el informe sobre los avances de las estadísticas Argentinas como informara el vocero del organismo, Gerry Rice: «La gerencia del FMI presentó un informe a la Junta Ejecutiva con respecto a la respuesta de la Argentina a las preocupaciones planteadas por el FMI en la calidad de los datos oficiales reportados al FMI para el Índice de Precios al Consumidor para el Gran Buenos Aires (IPC-GBA) y producto Interno bruto (PIB)», señaló Rice.

Lo remitido y firmado por la Directora Gerente, Cristine Lagarde, a cada miembro del Board son las conclusiones a la que arribó el equipo técnico junto con las del staff respecto a si Argentina logrará a partir de estas nuevas estadísticas adecuarse «a los requisitos de estándares de calidad y confiabilidad»que exige el Fondo a todos sus países miembros.

Dicho informe fue supervisado por el director del Hemisferio Occidental del FMI, Alejandro Werner, quien, en su momento y a través de declaraciones públicas, resaltó el «diálogo constructivo» entre la Argentina y el FMI para avanzar en la elaboración del nuevo indicador de precios. Conceptos que también fueron suscritos por Christine Lagarde que, en una entrevista destacó el «progreso positivo» que realizó Argentina en la elaboración de sus índices como asimismo la «gran cooperación» que hay con las autoridades argentinas en el intercambio de información.

Antes del cambio de autoridades en el Palacio de Hacienda, la intención del entonces ministro de Economía, Hernán Lorenzino era que el nuevo indicador comience a mostrar los primeros resultados de en las mediciones en enero para darlos a conocer en febrero de 2014. Durante casi dos años Lorenzinotrabajó junto con el INDEC en el diseño del Nuevo Índice de Precios Nacional, definiendo la metodología, los tipos de encuesta, la canasta de precios, entre otros. Para su diseño contaron con la colaboración y auditoría de técnicos del FMI.

Respecto de las modificaciones efectuadas para el cálculo del Producto Bruto Interno, las autoridades argentinas casi no informaron. De acuerdo a trascendidos, señalan que no se llevó a cabo un diseño para medir el crecimiento del país, sino que se cambiaría la base que estadística (hoy se toma 1993) por 2004.

Cabe señalar que para este año se estima un crecimiento del 5,2% y para el 2014 del 6,3% pronósticos que chocan con los previstos por los economistas privados que hablan que, con suerte, este año el PIB cerrará en torno al 2% al 3% en tanto para el 2014 se habla de un crecimiento similar.

Cabe consignar que el organismo que dirige Lagarde ha sido bastante «tolerante» con la Argentina ya que desde el 2007 había serios cuestionamientos respecto a las estadísticas. Salvo aclarar con un asterisco sobre la confiabilidad de los datos de inflación y crecimiento en el Panoramas Económico Mundial (WEO). Recién en febrero de este año aplicó una moción de censura. Asimismo, hace ya más de 6 años que no se le permite al organismo llevar a cabo la revisión macroeconómica volcada en el Artículo IV.

De acuerdo a fuentes internacionales el FMI no podía continuar tolerando estas enormes discrepancias con las estadísticas públicas toda vez que Argentina ocupa un lugar en el codiciado Grupo de los 20. Justamente el organismo multilateral tiene como función, entre otras cuestiones velar por la transparencia y confiabilidad que brinden los países.

Con la designación de Axel Kiciloff al frente del Ministerio arreciaron los rumores que estarían buscando reemplazo tanto para Ana María Edwin y Norberto Itzcovich, brazos ejecutores de la intervención que llevo a cabo en el Indec el entonces secretario de Comercio, Guillermo Moreno.

El tema es que la elaboración del nuevo IPC también fue llegado a cabo por Edwin e Itzcovich a punto tal que el actual ministro de Economía hizo conocer apenas designado que el Indec estaría bajo su orbita. La duda, en su momento surgió ya que el exministro Hernán Lorenzino fue designado al frente de la Unidad Coordinadora de la Deuda Externa y se pensó que también manejaría las relaciones con el Fondo.

Tanto el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich como Axel Kiciloff anticiparon la intención de «normalizar» las relaciones de Argentina con el mundo. Prueba de ello son los últimos actos del Gobierno al llegar a un acuerdo por los juicios ante el CIADI, como la propuesta de pago a Repsol

La intención oficial es poder avanzar en solucionar el tema de la deuda con el Club de Paris. Y, de acuerdo a versiones se habla que eventualmente el Gobierno podría llegar a aceptar más adelante la revisión del artículo IV un requisito para poder acceder -si fuera necesario- a una línea de crédito de corto plazo y por temas coyunturales como lo puede ser problemas de balanza de pago.

FUENTE: AMBITO