FMI advierte a la Argentina por trabas e inflación

El Fondo Monetario Internacional estima que laeconomía Argentina crecerá 2,8% en el año, más de lo esperado por algunos economistas privados pero por debajo de la pauta establecida en el presupuesto que se fijó en 4%. En tanto, para el 2014 eleva su estimación a 3,5%. 

En su informe sobre Perspectivas Económicas Internacionales (WEO en inglés) dado a conocer hoy en Washington, el organismo que preside Christine Lagarde hace pocas menciones específicas a la Argentina aunque una de ellas es cuando analiza la desaceleración económica de la región.

El informe señala que el producto creció en la región Latinoamericana y el Caribe 3% en 2012, por debajo del 4,5% registrado el año anterior, reflejando la menor demanda externa y, en algunos casos, el impacto de factores domésticos.

La desaceleración fue particularmente pronunciada en Brasil, la principal economía de la región, circunstancia que afectó a los países vecinos, incluyendo la Argentina. Aunque, el Fondo sostiene que existieron factores endógenos en el país como «los extendidos controles de importaciones y de cambios también afectaron la confianza en el desarrollo de la actividad empresarial y las inversiones» en el mercado local.

El FMI si bien consigna que la inflación para el año será de 9,8% que es coincidente con la estimada a nivel oficial aunque, como viene ocurriendo hace varios años se ocupa de deslindar responsabilidades al consignar : «Las cifras se basan en los datos oficiales de la Argentina pero que, no obstante, el organismo ha emitido una declaración de censura y ha llamado a la Argentina a adoptar medidas correctivas que aseguren la calidad de los datos oficiales de PBI e Índice de Precios para el Gran Buenos Aires. Al respecto señala que fuentes alternativas han mostrado un crecimiento real menor al registrado por la información oficial desde 2008 y tasas de inflación considerablemente mayores desde 2007. En este contexto, el Fondo está también usando estimaciones alternativas de aumento del producto y del índice de precios para el seguimiento de los datos macroeconómicos de la Argentina».

La diferencia con la aclaración efectuada en el último Panorama Económico emitido en octubre del año pasado es que hace mención a la declaración de censura que le aplicó a la Argentina a principios de este año.

Si bien el FMI sostiene que utiliza mediciones alternativas tanto para la estimación del PBI como del Índice de Precios, lo cierto es lo que las cifras que coloca son similares a las oficiales.

En tanto, el gobierno nacional para evitar la posibilidad que la Argentina eventualmente pueda llegar a ser expulsado del organismo, apura la implementación del Nuevo Índice de Precios para presentarlo en septiembre. Es que el 29 de ese mes se volverá a reunir el Board para analizar los avances hechos por Argentina en esta materia.

Cabe señalar que, la «moción de censura» es el primer paso que abre una instancia de sanciones en caso de que el país siga incumpliendo las recomendaciones del FMI. Las sanciones pueden implicar que se decida «suspender el derecho al voto y otros derechos relacionados» del país sancionado, de acuerdo a lo estipulado por las normas del organismo.

Aunque oficialmente no hubo un comunicado, lo cierto es que el Banco Mundial tiene frenado el nuevo tramo de créditos y, según comentan, en Washington la demora obedecería, entre otras causas, a la moción de censura aplicada por el FMI.

De todas maneras, y tomando como válido que Argentina alcance a fin del 2013 una inflación anual del 9,8%, esta sigue siendo una de las más elevadas de la región solo superada por Venezuela con 27,3%.

En realidad, los pronósticos de economistas privados sitúan la inflación proyectada para este año en torno al 25% aunque a principios de año, algunos estimaban que podía llegar a situarse en porcentajes cercanos al 30%.

Para el Fondo el promedio de inflación de los países emergentes y en desarrollo se ubica cerca del 5%, es decir la mitad de la inflación oficial de Argentina y la quinta parte de la inflación estimada por mediciones privadas.

Precisamente, el Fondo sostiene que en algunas regiones y países existen presiones que harían mantener elevada la suba de los precios y cita específicamente a Venezuela y la Argentina.

Desempleo

Respecto al desempleo el FMI pronostica una leve baja de la desocupación a 7,1% para este año (en el 2012 consigno 7,2%) y para el 2014 que la baja llegaría a 6,8%. Estas cifras difieren con las oficiales ya que a fines del año pasado el INDEC informó que el desempleo alcanzó el 6,9%.

En tanto, economistas privados hablan de una situación diferente, a la destrucción de empleo que registróun importante sector como el de la construcción se viene observando que el sector privado no esta creando empleo. 

De todas maneras, las perspectivas para la región, según el Fondo, son favorables. La disminución de riesgos de una caída en la actividad en los países desarrollados y la aceleración de la economía de Chinapermiten suponer que se mantendrán los precios de las materias primas que exporta la región.

Un dato importante para el crecimiento del país es la recuperación de Brasil, en este sentido estima que el PBI se eleve a 3%, sensiblemente por encima del menos de menos de uno por ciento registrado el año pasado.

Para el mediano plazo, los principales riesgos que enfrenta el área de acuerdo al FMI, son la reversión de las favorables condiciones financieras imperantes en el mundo y de los elevados precios de las materias primas.

 FUENTE: AMBITO