En nuestro país, atravesamos semanas muy complicadas financieramente. Finalmente, el último martes, el gobierno pudo refinanciar el vencimiento de Lebacs, las cuales ya superan la base monetaria y representan aproximadamente el 9/10 % del PBI, Esto implica que el 10 % de nuestra economía está financiado a 35 días¡!!

No parece ser lógica, semejante exposición, como tampoco las luchas del BCRA contra la cotización del dólar, ya que lo hemos visto en el último trimestre, luchar para sostener la misma, para pasar vertiginosamente, a sacrificar u$s 8000 millones de reservas para evitar la suba de la cotización.

Sin embargo, el gobierno festejó enfáticamente la batalla ganada, cabe aclarar que estos súper martes, se vienen repitiendo hace varios años, y se volverá a presentar en 35 días

Ver el extraño derrotero de la conducción económica del país, financiándose a un siglo y a 35 días, bajando y subiendo la cotización del dólar, luchar contra la inflación y a la vez subir el precio de los combustibles, demuestra claramente la falta de una estrategia rectora de las tácticas a seguir.

Las finanzas también deben ser planificadas estratégicamente, caso contrario, cualquier mínimo movimiento externo (suba de 0,5 $ en la tasa de US) hace tambalear la economía, planteando una crisis cambiaria, y agentes internos que fogoneaban una crisis bancaria.

Luego de este camino, finalmente agobiado por las circunstancias, el gobierno decidió concurrir al FMI, en busca de financiamiento.

Que exigirá el Fondo, como requisitos: Realizar los ajustes que hace 10 años nuestra economía debería haber realizado, y ninguno de los dos últimos gobiernos se atrevieron a realizar.

Extraña paradoja, porque volvemos al principio, pero en el medio hemos pagado miles de millones de dólares en carácter de intereses, y sacrificado otro tanto de reservas.

Cabe aclarar que el FMI, financia al 4 % de interés anual, la tasa más barata que se puede conseguir, y que tanto el gobierno anterior (se financió al 16 % con Venezuela) como el actual evitaron recurrir5 a ese financiamiento por distintas razones, pero ambos a costa que pagáramos intereses altísimos, con la correspondiente pérdida que destruyeron gran parte de nuestro patrimonio

Qué pasaría si esta metodología la implementara una empresa ¿? Sin duda alguna QUEBARÍA, los países no desaparecen, pero las empresas si, por lo tanto, las mismas deberán aplicar estrategias claras y fundamentadas en pronósticos realistas, si quieren superar los cambios que se aproximan.

Una vez más, cambiarán dentro de los próximos meses, las condiciones externas a las que son sometidas las empresas, variarán sus riesgos sistémicos. Y, por ende, es indispensable que definan una nueva estrategia, revisen sus principales drivers y tengan claro el mercado al cual se enfrentarán.

La empresa que no lo haga, será arrastrado a situaciones extremadamente complicadas

Prof. Héctor Cosentino                                          Consultor de Empresas

1553760730                                                            hcosentino@cosentino-asociados.com.ar