Hace muchos años, escuchamos que la salida de la economía argentina es una sola: CRECER

De esta forma se supone, que, al aumentar los ingresos, la simple cuenta aritmética arrojará superávit fiscal primario, lo que implicaría la posibilidad de destinar recursos a facilitar el crecimiento económica.

Nunca se piensa en reducir el gasto del Estado, que causaría el mismo efecto

Publicó la Consultora de  Orlando Ferreres

https://bucket1.glanacion.com/anexos/fotos/62/2833962w380.jpg

Según el cuadro de la Consultora de Ferreres, si sólo tomamos los ítems Personal y Bienes y servicios de los tres niveles, el 15,4 % del PIB es absorbido por los mismo

Trabajadores en el conjunto del sector público

https://www.infobae.com/economia/2019/11/08/un-informe-de-cippec-concluyo-que-la-argentina-tiene-una-de-las-estructuras-estatales-mas-grandes-de-la-region/

REPARTICIÓN PÚBLICA Administración pública nacional Sector público nacional Total provincias Total Municipios
2005 124.409 540.372 1.643.638 399.001
2015 237.889 798.702 2.309.712 575.562
Variación 2015 / 2005
% + 91,2 + 47,8 + 40,5 + 44,3
Cantidad + 113.480 + 258.330 + 666.074 + 176-561
2019 194.273 740.780 2.379.451 605.746
Variación 2019 / 2015
% – 18,3 – 7,2 + 3,0 + 5,2
Cantidad – 43.616 – 57.922 + 69.739 + 30.184

Y finalmente Agustin Etchebarne escribe en el link

https://www.cronista.com/3dias/Paradojas-de-la-era-M-hay-menos-empleo-publico-pero-mas-cargos-politicos-20180202-0002.html

que entre el 2000 y el 2018, la cantidad de empleados públicos de los 3 niveles, federal, provincial y municipal, pasó de 2 millos a 4 millones

La gran pregunta, es, con estos incrementos de puestos de trabajos en las administraciones públicas, se aumenta la eficiencia de los Estados, y la respuesta es claramente NO

Si entendemos por eficiencia, obtener el mismo resultado, con menos recursos, queda claro que nuestra administración pública, sea del signo político que sea, empeora los resultados (sólo basta ver el crecimiento de los planes de subsidios) y a la vez incrementa los recursos con una tendencia ascendente permanentemente

¿Y cuál sería la solución a este incremento del gasto improductivo??

Sin duda achicar el tamaño de los Estados, pero existe un político capaz de tomar acciones contra su propia clase, porque, en definitiva, todos viven del Estado, y muchos lo hacen toda su vida laboral

En el ámbito privado, cuando una empresa tiene déficit, recurre a un programa de reestructuración organizacional, cuando percibe que está sobre dimensionada, y no le alcanza con crecer, para cubrir sus egresos.

Y si lo hiciera el ESTADO ¿?

Poder Ejecutivo

Cada presidente que llega al poder, crea nuevos ministerios, es una carrera desbocada, que crece permanentemente, y siempre bajo cualquier signo político la ineficiencia es notable

Poder Legislativo

Actualmente el poder legislativo cuenta con

Senadores 72

Diputados 257

Si en Senadores, se bajara la representación por provincia de 3 a 2, quedarían 48 senadores

Y si en Diputados se modificara el cálculo de 1 diputado cada 161000 habitantes, con un mínimo de 5 por provincia, podríamos fácilmente llegar a tener 180 diputados, lo cual sería más lógico para un país que permanentemente vive en crisis económicas

Pero aún resta, las provincias y municipios.

Se podría manteniendo la actual delimitación de las provincias, eliminar sus gobernaciones y crear 5 gobernaciones regionales, agrupando a las provincias vecinas de idiosincrasia similares

Pasaríamos a tener 5 gobiernos provinciales en vez de 23.

Otro tanto se puede hacer con los municipios, que actualmente rondan los 2500, reagruparlos con el mismo concepto y dejar sólo 500.

Claro se alzarán voces reclamando por los desocupados que provocaría esta reestructuración, pero porque valen más los desocupados estatales, que los de la actividad privada ¿?

Si volvemos al primer cuadro de la Consultora Ferreres, cuantos miles de millones de pesos, podría destinar el estado a la reactivación de la economía, y a transformar trabajo improductivo en productivo ¿?

Algún presidente, alguna vez deberá aceptar que no somos un país rico, y adaptar el gasto estatal a la realidad del país