En 2016, el PBI cayó en pesos pero alcanzó un récord en dólares

El Indec estimó una contracción de 2,3% en términos reales. Por el contrario en moneda dura aumentó a más de 544 mil millones

El costo argentino es barato o caro según la moneda de cambio
El costo argentino es barato o caro según la moneda de cambio

La Argentina es el país de las permanentes antinomias: agro-industria; consumo público y privado; consumo o inversión; gobierno populista-gobierno de los CEOs, y así la lista podría ser interminable, y por tanto cualquier variable que se analice debe pasar por el filtro del cristal con que se la mire, para no caer en desacertados diagnósticos y recomendaciones de política.

Con la medición del PBI, es decir, la generación de riqueza en un determinado período de tiempo, de habitual medición trimestral, pero siempre como parte del agregado de un año, pasa lo mismo, en particular en una Argentina donde prevalece una elevada tasa de inflación y severos movimientos de los precios relativos entre los bienes y servicios, como de los salarios, el costo del dinero y la paridad cambiaria.

En términos de la moneda nacional, el PBI subió nominalmente en el último año 37,6%, a poco más de 8 billones de pesos (millones de millones), como consecuencia de una disminución del 2,3% en términos reales, y del aumento de los precios implícitos del 40,9%, muy similar a la variación del Índice de Precios al Consumidor entre extremos.

Otra historia es la medición en dólares

La conversión a moneda dura de los citados 8 billones de pesos, al tipo de cambio mayorista, que es el que predomina en las transacciones de comercio exterior y flujo financiero con el resto del mundo, determinó una valuación del PBI de USD 544.500 millones, récord absoluto en la serie que elabora la Dirección de Cuentas Nacionales del Indec, subió 20,2 por ciento.