El secretario del Tesoro de los Estados Unidos alertó sobre el riesgo del sobreendeudamiento

En una charla en la Universidad Di Tella, Jacob Lew destacó el rumbo de las reformas implementadas por el Gobierno y dijo que una transición “responsable” llevará tiempo, pero advirtió que eso “no debería ser licencia para crear una carga de deuda que sea insostenible”. Elogios para el blanqueo

Jacob Lew en la Universidad Di Tella (Fotos: Nicolás Stulberg)

El secretario del Tesoro de los Estados Unidos Jacob Lew aprobó en la tarde del lunes el rumbo general de las reformas implementadas por el Gobierno, sostuvo que una «transición responsable» llevará tiempo y advirtió sobre el riesgo del sobreendeudamiento para cubrir el déficit fiscal, en un encuentro con estudiantes y profesores de laUniversidad Torcuato Di Tella. Además, elogió el blanqueo de capitales y dijo que están «explorando opciones» para implementar un acuerdo de intercambio de información fiscal en un cronograma de cuatro meses.

«Creo que los cambios en Argentina en estos últimos nueve meses han demostrado un compromiso hacia restaurar el orden fiscal, lidiar con los desafíos de la inflación, realizando reformas para poder tratar el tema de los subsidios que estaban causando distorsiones económicas y hacerlo de manera tal que sea determinado pero sensible al hecho de que tiene que trabajar en el mundo real y no teórico», afirmó Lew, quien además elogió la «determinación» y «concentración» del Gobierno ante «algunos obstáculos que han habido en el camino».

Lew sostuvo que la transición lleva tiempo porque «la comunidad de negocios trata de ver un entorno político estable, donde la dirección tomada sea una dirección que pueda ser previsible no sólo para este año, sino para el año siguiente y el futuro». «El mundo está contento de ver la apertura de Argentina», sentenció y añadió que «hay un sentido de satisfacción» por las reformas.

Al referirse al repunte económico de los Estados Unidos, Lew trazó un paralelo con la situación de la Argentina. Así, luego de decir que el debate «respecto de la austeridad y el crecimiento ha terminado», añadió que los gobiernos tienen «herramientas de política monetaria y reformas estructurales para poder impulsar el crecimiento económico»: «Como se está observando aquí en Argentina, hay un período de ajuste, primero, donde las reformas se están introduciendo en etapas, y tienen que demostrar de manera convincente la permanencia en el cambio, que van a permanecer en las políticas y de a poco crear credibilidad en soluciones de mediano y largo plazo, para que la presión no esté solamente en los recortes de corto plazo».

No conozco ninguna recuperación en las que los gobiernos no hayan tenido que sufrir

«No conozco ninguna recuperación en las que los gobiernos no hayan tenido que sufrir», dijo y añadió que para la gestión macrista «el desafío son las medidas de mediano y largo plazo». «Argentina tiene una transición que debe atravesar y que va a llevar un tiempo» por lo que «la idea de llegar a déficit cero directamente ahora tal vez no sea consistente con el camino que lleve a una transición sustentable», explicó y recordó «dónde estaba Argentina hace un año: no tenía acceso a los mercados crediticios del mundo». «Después de haber tomado decisiones sobre cuestiones muy difíciles, Argentina ha ganado acceso otra vez el mercado de capitales», añadió Lew, aunque consideró que la necesaria transición «no debería ser licencia para crear una carga de deuda que sea insostenible». En ese sentido, afirmó que «hay controles para prevenir una acumulación excesiva de deuda que sea problemática», entre los que señaló las auditorías previstas por el artículo IV del Convenio constitutivo del Fondo Monetario Internacional.

 Carlos Melconian y Luis Secco

«No sé si Argentina y Estados Unidos se comparan, pero creo que el proceso sí puede ser similar en nuestras economías: de no pasar de manera rígida a tener todo en equilibrio, pero quizás sí tenemos que atravesar unos niveles sostenibles de deuda que no pongan en riesgo el futuro. Se requiere juicio, disciplina y comunicación, porque los mercados de capitales entienden cuando uno tiene un déficit sustentable y cuando tiene uno que no lo es», explicó.

Sobre la velocidad de las reformas, Lew consideró que «el ritmo de implementación debería ser lo más rápido que se pueda, siempre y cuando se pueda mantener la trama social preservada» pero consideró que «en la comunidad de negocios y entre los funcionarios del gobierno» percibió «mucha atención para asegurarse de que las necesidades de quienes dejan de percibir subsidios sean satisfechas».

Para Lew, el blanqueo de capitales ayudará financiar las reformas y, sobre todo, contribuirá «a que las personas se integren a la cultura del cumplimiento fiscal de cara al futuro». «Es una iniciativa no sólo de importancia económica, sino también como parte del contrato social», afirmó.

El mayor espaldarazo al sinceramiento fiscal fue, sin embargo, el anunciado esta mañana, respecto del acuerdo para compartir información fiscal. «Cuatro meses es un cronograma significativo» para implementarlo, dijo, y confió en que el Congreso pueda aprobar el tratado, aunque también están «abiertos a explorar», «buscando un camino intermedio».

Entre el público se encontraban el titular del Banco Nación, Carlos Melconian, el director de Poliarquía Alejandro Catterber y la economista Beatriz Nofal, el analista Gabriel Tokatlian y el rector Ernesto Schargrodsky.

FUENTE INFOBAE