El rojo comercial energético se proyecta a u$s6.500 millones este año

En junio las exportaciones de combustibles y energía bajaron 11,6%. Se elevaron 7% las importaciones. Impidió que el intercambio total pudiera repetir el superávit anotado en mayo. En el semestre fue el responsable pleno de la caída del excedente de divisas

El rojo comercial energético se proyecta a u$s6.500 millones este año

Se trata sin duda de la gran asignatura pendiente por parte del Gobierno, porque elmovimiento desarticulado del comercio exterior energético, esto es que las exportaciones generen las divisas que se requieren para cubrir las necesidades de esos insumos básicos por parte de industrias y hogares, es el principal responsable de la disminución del saldo del comercio exterior.

Ese fenómeno contribuye a la pérdida de reservas del Banco Central.

Los datos del Indec correspondiente a junio dieron cuenta de que mientras las exportaciones de combustibles y energía descendieron a u$s419 millones, las importaciones se elevaron a u$s1.559 millones.

Dadas las necesidades estacionales del invierno no parece apropiado hacer el ejercicio de extrapolar el desequilibrio de u$s1.140 millones al resto del año.

Así como tampoco que la atenuación del aumento del rojo en sólo 16% en comparación con un año atrás posibilitará reducir el salto de más de 127% que acumuló en el primer semestre, a u$s3.247 millones.

Abosorción de otros excedentes

Semejante déficit implicó una demanda adicional de las divisas generadas por el agro en su conjunto en el equivalente a u$s1.820 millones, explicando más del cien por cien de la caída del superávit de la balanza comercial del conjunto de los sectores productores de bienes en los últimos doce meses (u$s1.698 millones).

De ese total poco más de un tercio se originó en la merma de las ventas y casi los dos tercios restantes en el incremento de las mayores necesidades domésticas.

Más déficit, menos superávit

No se trata de un simple juego de palabras, sino de anticipar la proyección para el total del año del resultado del primer semestre de la balanza comercial del sector energético en particular y el de la actividad productiva en su conjunto en forma agregada.

En el primer caso, se prevé que el desequilibrio entre las ventas de combustibles y energía y la compra de combustibles y lubricantes se eleve a u$s6.500 millones, con un salto de más de u$s3.000 M en comparación con el desbalance del año anterior.

 Por el contrario, en el segundo, el mejor desempeño de las cosechas y de la reactivación de las exportación de automotores, fueron insuficientes para evitar una disminución del excedente global que proyecta el intercambio argentino con el resto del mundo.

«Refuerza la perspectiva de que el resultado comercial 2013 se ubique en torno a u$s10.000 millones. Muy lejos de los u$s13.000 millones que previó el equipo económico local a la hora de pensar el año en curso y u$s12.419 M con que cerró 2012», indica un análisis de la Consultora Ledesma.

«Ese cuadro se explica porque: Aún a pesar del sostenimiento del cepo cambiario y de la expectativa de menores necesidades de divisas del Tesoro (no pago del cupón PBI en 2013) el BCRA no pudo recomponer reservas durante los primeros seis meses de 2013, sino más bien todo lo contrario y la administración CFK se vio forzada a impulsar el plan de blanqueo de divisas y fijar un objetivo global en torno a u$s4.000 millones», agrega el estudio de marras

FUENTE: INFOBAE