El número de cheques rechazados está al nivel de la crisis de 2002

El primer cuatrimestre de 2015 refleja un preocupante deterioro en la cadena de pagos. Las más afectadas son las pequeñas y medianas empresas

La desaceleración de la economía empieza a reflejarse en indicadores que recuerdan duros momentos de la Argentina. Un dato concreto es que entre enero y abril de este año, los cheques rechazados alcanzaron el 2,7% de los montos compensados en el sistema nacional de pagos.

El dato es relevante porque el porcentaje se encuentra muy por encima del 1,6% promedio que marcara el indicador en los primeros cuatro meses del periodo 2003-2010 y alcanza un nivel que no se registraba desde la crisis del 2002.

«Este guarismo implica un alza respecto a los cocientes observados en años anteriores, que promediaron el 2% entre 2010 y 2014«, destaca un informe de coyuntura realizado por el Ieral, de la Fundación Mediterránea, en base a datos del Banco Central.

CADA CHEQUE RECHAZADO NO PASA EN PROMEDIO LOS $ 20.000

El rechazo impacta de lleno en las Pymes, que no pueden cumplir la totalidad de sus compromisos y eso se traduce en una afectación en la cadena de pagos. Una muestra clara de esta realidad es que cada cheque rechazado no pasa en promedio los $20.000.

Para tener una idea de los fenómenos que operan detrás del alza del indicador, en el relevamiento al que tuvo acceso Infobae se hace foco en que «los montos compensados durante el primer cuatrimestre del año crecieron un 22% respecto de igual periodo de 2014«; esto es por debajo del índice de inflación, «fenómeno que está en línea con el menor nivel de actividad económica que se registró durante ese periodo en diversos indicadores«. Mientras que los montos rechazados en los primeros cuatro meses del año «se expandieron un 58% interanual«.

Montos de Cheques Compensados vs Rechazados, índice de montos de cheques base 100 = Ene 2007

Para entender el alza del porcentaje es importante señalar que el cierre de mesas de dinero grandes dificultó conseguir a quien haga préstamos de urgencia; la consecuencia fue el incremento de los cheques con alta morosidad o rechazo.

En ese sentido, fuentes del sector resumieron -en declaraciones a El Cronista– el escenario actual: «Antes tenías cuatro o cinco mesas que tomaban un cheque. Había préstamos de urgencia, que eran los famosos créditos a 1 o 7 días a una tasa altísima y en descubierto. Incluso, para saldar cheques en blanco con dinero en negro mientras se esperaba el cobro. E