El mercado avizora un 2013 con menos actividad global y apreciación del dólar

Los operadores bursátiles prevén que los indicadores de Wall Street se encuentran en un techo y en caso de producirse un ajuste de precios presionará a la baja a los mercados emergentes y las materias primas

Crédito foto: Reuters
Resueltas las elecciones en los EEUU con la continuidad de Barack Obama por otros cuatro años en la Casa Blanca, los centros financieros despejaron la principal incógnita para anticipar el comportamiento de la economía global. Al previsible ajuste fiscal norteamericano se suma una probable recesión en Europa y no se descarta una apreciación del dólar que afectará las cotizaciones de los productos que exportan los países emergentes.

El analista técnico Ariel Squeo, director de ICB Argentina, evaluó los indicadores de los EEUU y Europa y delineó un panorama poco alentador. «No soy muy optimista para el año que viene. Independientemente de que los precios pueden alcanzar un nivel atractivo durante el año, va a ser un perfil distinto al de 2012, que fue mayoritariamente al alza. El año que viene va a tener, en el mejor de los casos, mitad de meses positivos y mitad negativos, pero puede llegar a ser mayoritariamente negativo», estimó.

«Desde lo fundamental, el 2012 se caracterizó por una política monetaria fuertemente expansiva en los EEUU. No sólo se mantuvieron las tasas en niveles ultrabajos, si no que se llevó a cabo el QE3 (tercera parte del quantitative easing o programa de flexibilización cuantitativa), cuando no había, de hecho, necesidad. Una política monetaria que se apoyaba en estimular la actividad y estaba demostrado que no tenía un efecto fuerte. Es decir, el 2012 regaló dinero a nivel monetario e inundó al planeta de liquidez», explicó Squeo a Infobae.com.

El analista de ICB Argentina consideró que «la actividad a nivel mundial está desacelerando. El mundo como un todo, en su demanda agregada, se está contrayendo porque Europa está prácticamente en recesión y no se perfila a salir de ella, al contrario, podría inclusive empeorarla. EEUU no logró salir nunca del crecimiento débil y usando todas las medidas económicas posibles no reactivar la economía y la tasa de desempleo sigue en un nivel muy alto. Sumémosle que ahora están debatiendo sobre el fiscal cliff (abismo fiscal), debate que apunta a reducir gastos y aumentar impuestos. Si se ponen de acuerdo o no se ponen de acuerdo, en ambos casos se va a reducir el gasto y se van a elevar los impuestos, en un mundo recesivo ¿Por qué vamos a pensar que el mundo va a estar creciendo el año que viene?».

Para Marcelo Trovato, de Pronóstico Bursátil, «están las variables lo suficientemente alineadas, todo listo para una corrección o un retome de la tendencia bastante profunda. Siempre hablamos de la ‘W’ (double deep o doble recesión), y que la suba última del Dow Jones otra vez testeando los máximos anteriores fue un rebote contratendencial que duró unos tres años