El INDEC volvió a medir en septiembre estancamiento en la producción industrial

El EMI aumentó apenas 0,2%, en contraste con índices privados que acusaron recuperación de 2,7 por ciento

La industria automotriz es la más recesiva del sector manufacturero
La industria automotriz es la más recesiva del sector manufacturero

A diferencia de lo que ocurre con las mediciones de inflación en que la estadística oficial la subestima severamente la realidad, en el caso del Estimador Mensual Industrial (EMI), el INDEC obtuvo un resultado notablemente más austero del nivel de actividad en septiembre con respecto a las estimaciones de privados, habida cuenta que subió apenas 0,2%, mientras que la consultora Orlando Ferreres y Asociados anotó un avance de 2,7%, en comparación con igual mes del año anterior.

Peor aún, en el caso del cotejo de los índices con el mes previo, en valores corregidos por estacionalidad, el organismo oficial de estadística registró un receso de 0,7%, frente a una modesta suba de 0,2% de los cálculos privados.

EN NUEVE MESES LA INDUSTRIA SE CONTRAJO 0,6 POR CIENTO

Se trata de una brecha que ha sido constante a lo largo del corriente año, al punto que en el acumulado de los primeros meses mientras el INDEC anotó una retracción de 0,6%, la consultora Orlando Ferreres y Asociados midió un leve repunte de 0,8%, insuficiente para revertir la caída que arrastra desde septiembre de 2014, de más de cuatro por ciento.

Según la estadística oficial, el receso más pronunciado se mantiene en las industrias terminal automotriz con 9,8%; seguido por la metálica básica 5,5%; la fabricación de vidrio 5,8%; la elaboración de gases industriales 12,8%; agroquímicos 12,5%; procesamiento de petróleo 3,2%; la industria del tejido 5,4% y la producción de yerba mate, entre otros.

Expectativas para el último trimestre

La encuesta cualitativa industrial del INDEC que mide expectativas de las firmas acerca de las previsiones para el cuarto trimestre de 2015 respecto a igual tramo del año anterior los empresarios proyectan un saldo de respuesta negativa de poco más de dos por cientos de los casos en lo que respecta al comportamiento de la demanda interna: el 14,7% de las empresas prevé baja y 12,4% vislumbra un aumento.

Una brecha contractiva similar se observa en el presupuesto de exportaciones 18,1% anticipa receso y 15,5% crecimiento.

PROYECTAN NUEVA CAÍDA DEL EMPLEO Y DE LAS HORAS TRABAJADAS

Levemente más intensa es la retracción esperada en la compra de insumos importados necesarios para el proceso productivo de bienes con valor agregado, habida cuenta de 14,2% de las firmas planificó contracción y 10,7% incremento.

A tono con esas previsiones, en términos netos el INDEC detectó que volverá a contraerse la nómina de personal en 4,3% de los casos y sólo 0,6% vislumbró aumento. Mientras, que laretracción de las horas trabajadas se planificó más intensa: 13,7% de las manufacturas, en contraste con 7,5% que opinó que las elevaría.

De ahí surge que el cuadro recesivo se extenderá hasta el cierre del año, como consecuencia de la debilidad que caracteriza al mercado interno y la pérdida de vitalidad de las exportaciones, por la pérdida de competitividad cambiaria de la producción nacional que se agrega a la recesión que afecta al mayor socio comercial, Brasil.

FUENTE INFOBAE