El dólar libre sigue firme y se pagó $13,10 después del cierre

El refugio en la divisa continuó. El Gobierno siguió con las inspecciones a las grandes casas de cambio, que incluyeron allanamientos a integrantes de directorios en su intento de quitarle presión a la moneda norteamericana

La Comisión Nacional de Valores incluso hizo inspecciones donde se pidieron balances y papeles de hace diez años. Si bien saben que es una pérdida de tiempo, creen que intimidan al mercado porque el inspeccionado queda sospechado por sus clientes.

«Los más grandes la están pasando mal», dijo un operador y no se refería solo a las inspecciones, sino a que los negocios legales no dejan margen de ganancias y están trabajando a pérdida. Algunas cerraron porque ni siquiera pueden soportar el mayor costo de la exigencia de tener local a la calle.

En este marco, la divisa en el mercado libre, después de soportar al principio del día una leve toma de ganancias que lo llevó a $12,98, terminó la rueda a $13,05, pero después del cierre se negoció a 13,10 y quedó tomadora para la rueda siguiente.

El único alivio para el Gobierno fue que mermó la salida del dólar – ahorro. Los bancos con autorización de laAFIP vendieron 13 millones de dólares.

LAS RESERVAS BAJARON SÓLO U$S6 MILLONES PESE A LA CAÍDA DEL ORO Y DE MAYORES PAGOS DE IMPORTACIONES

En el Forex-MAE, la principal plaza mayorista, se operaron u$s174 millones. La mesa de dinero del Banco Central pudo comprar apenas u$s10 millones que fueron insuficientes para cubrir la pérdida de u$s36 millones que dejó la baja del oro y el euro. Además hubo que pagar u$s45 millones por importaciones de energía, darle u$s31 millones al sector automotriz y cancelar u$s9 millones con organismos internacionales y Brasil. El resultado final, según el Banco Central fue una caída de las reservas en sólo u$s6 millones a 33.813 millones de dólares.

El Merval impulsado por noticias externas y también locales

En la Bolsa aparecieron los cazadores de oportunidades, alentados por el mejor panorama respecto a Grecia que hizo que subieran los mercados internacionales. Además, se vio algo de optimismo por los anuncios del Gobierno de futuras subas en las tarifas eléctricas.

De todas maneras la suba del Merval, el índice de las líderes, de 3,21%, se produjo con un monto de negocios de $186 milloness que es 30% más bajo de lo que se venía negociando. Señal de que no estuvieron todos los que debían estar.

La clave estuvo en el rebote de los bancos y las empresas eléctricas que fueron los papeles que más bajaron en la última semana. Pampa Energía fue la que más subió (7,89%) e impulsó a Edenor 5% su controlada. Entre las entidades financieras, Banco Francés avanzó 6,92%, Grupo Galicia lo escoltó con 6,16% y Macro 5,06 por ciento.

YPF con un incremento de 5,18%o fue el otro papel destacado. Petrobras, afectada por el escándalo de corrupción en Brasil creció apenas 0,35 por ciento.

En Wall Street, los ADR’s (certificados de acciones) tuvieron notables subas. Banco Galicia fue lo mejor con una suba de casi 8%o. De todas maneras en el mes pierde 2,20 por ciento.

En el Forex-MAE, la principal plaza de bonos de la deuda, los negocios crecieron notablemente a 2.465 millones de pesos, el volumen más elevado de junio.

PERSISTE LA DOLARIZACIÓN DE LAS CARTERAS

Los bonos en dólares con legislación argentina tuvieron un comportamiento dispar a pesar de los elevados rendimientos que dan por sus precios atrasados. El Bonar 24 sumó una baja de 0,42% y el Boden 2015 perdió 0,4%. El Bonar X que vence en 2017, con un aumento de 0,45%, rompió la tendencia.

El mercado, a pesar de este rebote de la Bolsa y de la caída de los bonos, sigue dolarizándose. Los que tienen pesos tomaron posición en los papeles más atrasados, pero con operaciones cortas porque la toma de ganancia sobreviene en poco tiempo.

Por ahora, lo que se ve más firme, es el dólar que llegó a $13,10. Hace una semana, la divisa se operaba a 12,70. Es decir subió 3,14%. Este avance tiene encendidas todas las señales de alerta en el Gobierno.

Saben que puede haber algunos días de calma pero a fin de mes se cobra el aguinaldo y los nuevos salarios de los convenios firmados. Eso puede significar más presión sobre la divisa de los Estados Unidos.

FUENTE INFOBAE