El dólar libre se estabilizó debajo de 9 pesos

El dólar libre se negoció al cierre a 8,95 pesos. Durante las últimas jornadas, la divisa en el mercado paralelo atravesó una operatoria volátil y de escaso volumen, en torno a los pesos.

Por su parte, el dólar oficial cotizó estable a $5,24 en bancos y casas de cambio de la City porteña; la brecha cambiaria es del 71,8 por ciento. Por su parte, en la plaza interbancaria, donde interviene el Banco Central, el dólar se ubicó en un máximo de 5,2325/5,235 pesos.

Los operadores refirieron que progresivamente aumentaba el número de negocios a partir de la tibia aparición de dólares para la venta, que abastecían la persistente demanda del billete verde por las trabas imperantes para atesorar divisas. «Se nota que los 9 pesos se están convirtiendo en un precio de equilibrio donde hay varios dispuestos a operar, ya no se discute tanto, algo lógico luego de tantos cambios bruscos», dijo a Reuters un agente cambiario.

«El nivel de equilibrio del tipo de cambio está claramente por encima de la cotización oficial. Desde el punto de vista de la competitividad de la producción argentina podría estimarse un desfase del orden del 30 al 40 por ciento», refiere un informe de Finsoport, la consultora que dirige el ex viceministro de Economía Jorge Todesca. «Este valor es coincidente con el que surge de relacionar el nivel de la base monetaria con las reservas«, agregó.

«Sin embargo el nivel actual del mercado paralelo se encuentra muy por encima de este rango, porque está reflejando una situación de incertidumbre importante que sólo se revertirá si el gobierno adopta un programa que estabilice el nivel actual de reservas», afirma el estudio.

En los últimos 30 días el Banco Central ajustó el tipo de cambio 1,748%, para acumular un salto de 17,5% en los últimos 12 meses, proyectando a ese ritmo una suba de 23,1% a un año vista.

El último informe de las consultoras Econométrica y Quantum Finanzas explica que «la reciente caída desde casi 10,50 pesos hasta los actuales $9 parece obedecer más fuertemente a otros factores» que al blanqueo de capitales. «Después del pico en la cotización del blue se incrementaron fuertemente los controles sobre algunos operadores, logrando una virtual paralización del mercado durante unos días, al menos en la city porteña».

Casi al mismo tiempo, la ofensiva «anti-brecha» se centró en bajar a $8,82 al «contado con liqui» o dólar implícito en la operatoria bursátil, continúa el informe. Para ello actuaron el Banco Nación, ANSeS y, más tímidamente, el BCRA. No hay información pública que lo respalde, aunque el comentario de muchos operadores del mercado es que las dos primeras entidades jugaron un rol preponderante.

«La preferencia de los argentinos por las divisas no es más ni menos que la contracara de la debilidad del peso como reserva de valor», indicó Andrés Méndez, director de AMF Economía. Acotó que «poco se hizo para inducir a los agentes económicos a ahorrar en pesos. En otras palabras, se los empujó a consumir sus excedentes o a activarlos como una forma de escapar de rendimientos nominales inferiores a la inflación, es decir, tasas de interés reales negativas».

Según Mendez, «ese fue el ‘pecado’ de la política monetaria de buena parte de la década pasada y la actual que -lamentablemente- desaprovechó la oportunidad de cambiar una conducta».

Deterioro de las reservas

En este contexto, se conoció que las reservas del BCRA perforaron el piso de los u$s39.000 millones y en transcurso del año cayeron 10% ó 4.300 millones. El organismo presidido por Mercedes Marcó del Pont informó un nivel de reservas provisorio al cierre de la jornada de u$s38.950 millones, con lo que se cayó al nivel más bajo desde el 4 de mayo de 2007, cuando se ubicaron en 38.844 millones de dólares.

Maximiliano Castillo Carrillo, ex gerente de Análisis Macroeconómico del BCRA y director de la consultora ACM, expresó que «Argentina tiene hoy una dificultad que no es nueva, que viene de hace muchos años, diría que desde 2006-2007, y es que no tiene una política fiscal sostenible. Ha ido debilitando el balance del Banco Central. Como el Gobierno no ha querido enfrentar estas dificultades, mantenía el tipo de cambio fijo cuando la salida de capitales era muy importante. Vino el ‘cepo’, que no funcionó».

«Es muy relevante explicar todo el proceso, porque si no uno queda mirando las consecuencias del problema, que es la inflación, el cepo, el tipo de cambio informal, pero todas estas dificultades son hijas del mismo problema, que es la insostenibilidad de la política fiscal«, agregó Castillo Carrillo a radio El Mundo.

Dólar y blanqueo de capitales

Para el ex director general de la DGI Raúl Cuello, doctor en Economía y máster en Economía (Columbia University), analizó la puesta en marcha del CEDIN, el certificado en dólares propuesto por el Gobierno. «Si algún efecto podría tener este blanqueo, si se cumpliera algún objetivo en términos cuantitativos del dinero que podría ingresar, esopresionaría al alza al paralelo«.

«Si hay alguien que va a blanquear, está trabajando en el mercado paralelo. Quiere decir que se va a restar esa oferta de fondos, porque se van a ubicar en el sistema bancario como contrapartida del bono para operaciones inmobiliarias o para actividades vinculadas con el sector energético. Pero esos dólares desaparecen de la oferta«, continuó Cuello, por FM Identidad.

«El que quiera blanquear y no tenga dólares y tenga pesos, va a tratar de comprar dólares, con lo cual la demanda de dólares en el mercado blue va a subir. Si tienen éxito, va a haber menos oferta de dólares y más demanda. La única manera que podría no subir, es si de repente que se corta la emisión monetaria, pero habiendo emisión monetaria, habiendo la inflación que existe, no se puede esperar otro resultado«, reflexionó.

El economista Agustín Monteverde dijo que «hay fantasías estadísticas y no estadísticas. Porque el valor del dólar es otra fantasía: nos llevan (desde el Gobierno) a que ni siquiera sabemos dónde estamos parados ni sobre de qué tenemos que estar discutiendo, de qué PBI hablamos, por ejemplo. Sostienen a rajatabla que vale $5,20 y por otro lado reconocen la devaluación con los nuevos bonos«.

FUENTE: INFOBAE