El dólar libre bajó con fuerza y cotizó a $9,20

Poco a poco, se retomaron las operaciones en las «cuevas» y «arbolitos» de la City porteña. Luego de dos «feriados» virtuales, el dólar libre se negoció con pronunciada baja, de 83 centavos respecto de los $10,03 con los que había cerrado el viernes y $1,25 frente al récord de $10,45 del miércoles. Esto significa que en una semana, la divisa informal perdió 11,9 por ciento.

Este lunes las operaciones habían sido mínimas y con precios muy dispersos. En los locales más improvisados, a donde concurren los pequeños ahorristas, se ofreció el billete verde dentro de un rango entre 9,60 y 9,70 pesos. En las financieras que operaron órdenes de compra mayores, se pactaba a 9,40 pesos.

De todos modos, fue evidente que en los últimos días muchos agentes de la plaza informal decidieron dejar de operar por temor a los controles de la AFIP.

El dólar oficial permaneció estable en $5,23 para la venta. Así, la brecha cambiariaentre ambas cotizaciones se derrumbó al 75,9%, luego de alcanzar el 100 por ciento la semana anterior.

El dólar mayorista ganó dos milésimas a $5,235, con máximo en $5,236 y mínimo en 5,234. El volumen negociado se limitó a u$s237,2 millones en el mercado de contado (spot) y u$s96,6 millones en el de futuros.

Sin embargo, fuentes de la autoridad monetaria confirmaron que cerró la rueda con compras netas por 10 millones de dólares.

¿Por qué baja el dólar?

La expectativa sobre la eventual puesta en marcha del proyecto de blanqueo de capitales produjo un efecto de contagio y provocó la volatilidad del dólar, ante la previsión de un mayor flujo de divisas en el ámbito nacional.

En el mismo sentido, los operadores cambiarios señalaron que el Gobierno salió a vender bonos nominados en dólares en la plaza bursátil, de forma de presionar a la baja al precio de los títulos nominados en moneda extranjera.

Por eso, el dólar «fuga» no se quedó atrás. Los agentes cambiarios anticiparon un enfriamiento del avance del dólar paralelo al evaluar la fuerte caída del «contado con liquidación», que es la cotización que surge de la compra de acciones y bonos argentinos para venderlos en el exterior y hacerse de dólares. Este dólar financiero se pactó a 8,66 pesos.

El economista Agustín Monteverde dijo a FM Identidad que «el valor del dólar es otra fantasía y no sabemos sobre qué estamos parados, en qué estamos discutiendo. Sostienen a rajatabla que vale $5,20 y por otro lado reconocen la devaluación con estos bonos».

«El famoso cepo cortó una salida de dólares, pero a cambio cortó varios ingresos de dólares y habilitó otras salidas de dólares. En conclusión, fue realmente nefasto. Nadie quiere entrar a un lugar adonde no dejan salir», acotó Monteverde.

Maximiliano Castillo Carrillo, experto de la consultora ACM, afirmó que «lo fundamental es darle consistencia a la política macroeconómica y sostenibilidad a la política fiscal, si no, las dificultades no se van a resolver y se seguirán profundizando».

Por radio El Mundo, estimó que «con el nivel de incertidumbre que hay hoy y con la baja credibilidad de la política económica en la Argentina, difícilmente haya algún incentivo para incorporarse a este sistema» del CEDIN y el BAADE.

«Hay calmas inducidas y acontecimientos nuevos en juego, como es un blanqueo de capitales con dos títulos en el medio que van a competir con los que están en circulación. Van a tener cierta aceptación del mercado en general y van producir nuevos negocios y creo que de alta circulación, tanto en el CEDIN como en el título energético a cuatro años», comentó Héctor Scaserra, de Arpenta SA, por FM Cultura. «El CEDIN va a girar a precio de cuasimoneda, porque es convertible. Se va a negociar a buenos valores», apuntó.

FUENTE: INFOBAE