El dólar de «convertibilidad» se acerca a los 20 pesos por la caída de reservas

Los activos internacionales del BCRA cedieron a USD 27.713 millones tras el pago del Boden 2015. Con una Base Monetaria en $546.926 millones, hay emitidos 19,74 pesos por cada dólar en el sistema financiero

Desde el Gobierno ponderaron en las últimas horas la solvencia demostrada con la cancelación definitiva del Boden 2015, por unos USD 5.900 millones, que significaron una caída de reservas de USD 4.741 millones en un solo día. Semejante desembolso, el más grande desde el pago total al FMI en enero de 2006, no pudo ser compensado con la modesta licitación de Bonar 2020.

Una emisión monetaria a todo ritmo para cubrir el rojo de las cuentas públicas, que no es respaldada por el ingreso de dólares, genera nuevas presiones inflacionarias por el exceso de liquidez, y también devaluatorias, porque sobran los pesos y faltan los dólares.

El Banco Central ratificó este jueves que las reservas retrocedieron el 5 de octubre a USD 27.713 millones, en su nivel más bajo del año, mientras que informó que la Base Monetaria(pesos y monedas en circulación, cheques cancelatorios y depósitos en cuenta corriente) ascendió el lunes a $546.926 millones, un máximo histórico. Al calcular un valor teórico para el dólar, también llamado de «convertibilidad» o «cobertura», resultan en un tipo de cambio de 19,74 pesos por cada dólar en las reservas internacionales.

Esta relación es teórica, pues para desenvolverse en la economía doméstica se necesitan los pesos y no es posible que la población entera a la vez se dirija a los bancos para cambiar sus pesos por dólares. Menos aún en un marco de restricciones cambiarias como ocurre en la Argentina desde octubre de 2011, que dosifica, bajo arbitrio de la AFIP y el BCRA, la cantidad de pesos que pueden cambiarse por divisas.

Sin embargo, ese dólar de cobertura es una referencia firme para el sector financiero. Fue frecuente en los últimos cuatro años que aquel cociente coincidiera con el precio del dólar libre o «blue».

El ministro de Economía, Axel Kicillof, rechazó los pronósticos de los economistas y medios «opositores» y calificó de «pueril» la idea de que este Gobierno dejará «un plan bomba» que estallará el año que viene, aunque las cifras que aporta el Banco Central anticipan una presión cambiaria demasiado fuerte como para que el sucesor de Cristina Kirchner pueda administrarla con moderación.

LAS RESERVAS CEDEN 11,9% EN 2015, MIENTRAS LA BASE MONETARIA CRECE 18,2%

La salida al mercado del Bonar 2020 recaudó apenas USD 637 millones, monto que en la actualidad cubre apenas un mes de ventas de dólares para ahorro, con el agravante de que salen del sistema financiero –y de las reservas por caída de encajes- billetes contantes y sonantes, a cambio de otros por los que habrá que pagar una tasa de interés del 9,2% anualy en moneda extranjera, más allá de la prédica de «desendeudamiento» de los funcionarios de Hacienda.

En lo que va de octubre se concretaron operaciones minoristas para ahorro por USD 407,4 millones, más otros USD 21 millones para turismo.

La realidad es que los dólares que necesita la economía argentina no son suficientes. El Banco Central debe proveer de divisas al público –para atesoramiento, turismo y consumos en el exterior- y para importaciones de bienes y energía, además de los pagos de deuda, mientras que los ingresos provienen casi con exclusividad del superávit comercial del agro –afectado por la caída de precios- y escasas divisas financieras, entre las que hay que incluir los yuanes del «swap» con China, equivalentes a USD 11.000 millones, que se contabilizan en reservas, pero también en el creciente pasivo de la entidad monetaria.

Justamente una ampliación del «swap» chino, por una cifra estimada en USD 2.000 millones, empezó a tramitarse en las últimas horas y fue el motivo del viaje del presidente del BCRA,Alejandro Vanoli, a la Asamblea Anual del FMI que se está desarrollando en Lima, Perú. El banquero se entrevistó el miércoles con el vicepresidente del Banco Popular de China, Yi Gang, con quien «evaluó como muy favorable la evolución del swap de monedas iniciado en octubre de 2014». Vanoli admitió que «se acordó seguir avanzando en la política de darle continuidad a éste y otros acuerdos», aunque sin fecha fija, a dos meses del recambio presidencial.

Cada vez más dinero en circulación

La Base Monetaria creció en el último año un 34,1%, desde los $407.711,6 millones del 7 de octubre de 2014. Dentro de este concepto, los billetes y monedas en circulación -es decir la plata en los bolsillos- aumentaron en ese lapso un 36,3%, de $309.624,3 millones a 422.031 millones de pesos.

Estos porcentajes anticipan un alza de los precios de proporción similar para 2016 si no se aplican políticas para absorber liquidez, es decir, tomar deuda en pesos para «esterilizar» el excedente. Esos mecanismos son las LEBAC (Letras del Banco Central) y los BONAC (Bonos del Tesoro Nacional) que retiran pesos de la plaza, pero que deberán ser devueltos en el corto plazo por el próximo Gobierno, con una tasa de interés que hoy ronda el 27% anual.

FUENTE INFOBAE