El tipo de cambio, es para el gobierno una encrucijada, le crea incertidumbre y temor. Cuando el viernes 8/02, se deslizaba hacia arriba su cotización, parece que el temor se transformó en terror, y el Nación vendió u$s 400 millones, para tranquilizar el mercado y revertir la suba.

Parece en primera instancia exagerado el monto volcado al mercado, y quizás esté reflejando la inseguridad del gobierno.

Sin embargo, tanto el gobierno como el mercado saben que el valor del dólar está retrasado, y que seguirá buscando naturalmente su techo, el cual distintos especialistas lo ubican en una banda entre $ 22 y 24

Este precio, ayudaría a intentar nivelar en algo la balanza comercial, pero surge inmediatamente el temor de traslado a precios.

Sin duda alguna, una parte de la suba del tipo de cambio, se irá a precios, pero el actual achatamiento de la demanda, impedirá que este traslado sea de gran importancia

Las reservas del BCRA, anulan cualquier posibilidad de corrida cambiaria, por lo tanto, la autoridad monetaria, debería dejar que el dólar recupere su actual atraso y luego dejarlo flotar y que acompañe la inflación.

Por lo tanto nadie debe preocuparse si la apertura del mercado el miércoles 14 la cotización sube, y el primero en mantener la calma debe ser el gobierno.