El déficit fiscal de la administración central se elevó a más de $63.000 millones

Datos de la Secretaría de Hacienda al cierre de abril dieron cuenta de ingresos fiscales por $282.258 millones y gastos ejecutados por $345.522 millones. Un año antes habían mostrado un superávit de $7.034 millones

La ejecución del Presupuesto nacional que la Secretaría a cargo de Juan Carlos Pezoa actualiza a diario en el «sitio del Ciudadano» mostró al terminar abril un aumento de los recursos ingresados de 14,8%, muy por debajo de cualquier medición de inflación, al sumar $282.258 millones.

Un factor determinante de tan pobre desempeño, el cual incluye el cómputo de $9.172 millones de aportes de la Anses y transferencias de utilidades del Banco Central, fue la drástica caída de los recursos aduaneros, como consecuencia de la disminución de los precios internacionalesde las cosechas y también por el anticipo de liquidación de exportaciones en los últimos meses de 2014. De ahí que frente a una ejecución presupuestaria de 28,6% de los ingresos fiscales un año atrás, ahora se limitó a 23,5% de la meta fijada para todo el ejercicio.

Por el contrario, del lado del gasto, la ejecución se mantuvo en el rango de 27,5%, a tono con el tramo del año transcurrido, al sumar $345.521 millones de los $1,26 billones aprobados por el Congreso para todo el ejercicio.

De ahí surge que el déficit total de las cuentas de la Administración Central ascendió a $63.265 millones, en contraste con un superávit de $7.034 millones que había registrado al cabo del primer cuatrimestre del año anterior. Mientras que el denominado resultado primario, esto es antes de contabilizar los servicios de intereses de la deuda pública que devengó $21.792 millones, fue de un rojo de $41.473 millones.

EN BASE CAJA EL DÉFICIT DEL CUATRIMESTRE FUE DE $28.490 MILLONES

Sin embargo, no serán esos los datos que en algún momento de junio informará Hacienda a la prensa, con el agregado de los movimientos de la Tesorería y los organismos descentralizados y Anses, porque se basarán en lo efectivamente pagado, que es sustancialmente menor. En el caso de la Administración Central esa diferencia era al cierre de abril de casi 35.000 millones de pesos.

En consecuencia, el déficit fiscal «base caja» fue al cabo de los primeros cuatro meses de $28.490 millones en el final y $8.310 millones, en el primario. Y se incrementa en $9.171 millones antes de las transferencias de ganancias del Banco Central y la Anses.

Ejecuciones dispares

Las estadísticas de Hacienda mostraron también que las áreas más expansivas respecto de las metas autorizadas para el cuatrimestre, con una ejecución muy superior al 27,5% del total del año que arrojó el promedio, fueron el Ministerio de Trabajo 32,7%; Planificación 29,7%; Interior 29,4%; Educación 28,9% y Ministerio Público 28,6 por ciento.

Por el contrario, evidenciaron contención las áreas a cargo del Ministerio de Economía 15,3%; Industria 17,3%; Turismo 19,8%, Cancillería 19,5% y obligaciones a cargo del Tesoro 18,7 por ciento.

Del lado de los recursos el mayor grado de subejecución correspondió a las «rentas de propiedad», esto es a las transferencias de ganancias de la Anses y Banco Central, con apenas 9,8% de los $155.824 millones presupuestados para todo el año.

Luego de las mínimas modificaciones presupuestarias en el cuatrimestre, la proyección oficial de ingresos y recursos es de un déficit financiero de $53.048 millones, 18,5 veces superior al de un año antes. Sin las rentas de propiedad el rojo fiscal de la Administración Central se estimó en casi $209.000 millones, base devengado. El resultado base caja es impredecible.

FUENTE INFOBAE